dijous, 28 de desembre de 2017

NadA




Será por lo deprimente de estas fechas. Por el frío. Por el vértigo que provoca el vertiginoso paso del tiempo. O porque nunca nada sale como uno quisiera. Pero estoy particularmente negativo estos días. Me siento encerrado en una espiral de despropósitos y soledad, totalmente a la deriva, y mi único gran estímulo es alguien que no tiene interés en mi. Al menos no en el mismo grado. Me dan ganas de no salir de casa, o justo todo lo contrario: largarme bien lejos, donde nadie me echaría de menos. Siento ese cosquilleo en el pecho que oprime. Una angustia interna que corroe por dentro, y que lleva a hacer cosas sin sentido. Y encerrarte en tu propia mierda, y revolverte en ella. Empiezo a no tener ganas de nada. Me siento agotado. Anímicamente colapsado. Como un animal herido que lleva tiempo desangrándose poco a poco, y que empieza a flaquear. Fracasado y perdedor. Cambiaría todos mis supuestos logros laborales por equilibrio interno y autorealización emocional. Todo el sexo vacío por sentir amor verdadero y recíproco. Eso sí que debe de ser la rehostia.




dimecres, 27 de desembre de 2017

bAtaLLaS iNteRNaS




Por fortuna, ya ha pasado la navidad, fecha donde la gilipollez integral de la sociedad se multiplica por 1000. Y en mi caso, las celebraciones familiares se han limitado exclusivamente a una cena y una comida con mis padres. Una navidad honesta, porque tengo cero contacto con el resto de mi familia durante el año, salvo algún mensajillo de facebook. Una herramienta útil para calmar conciencias, o enviar felicitaciones a gente a la que no verás ni por la que te interesarás ni una sola vez en los próximos 365 días. La vida es así de triste, y el ser humano es así de hipócrita. Nada nuevo bajo el sol.

Anoche salí y besé a una chica casada y con un hijo a la que conocimos en la fiesta 90's a la que fuimos. Cuando me lo dijo tuve claro que no debía traspasar los límites permitidos, pero aunque me fui a bailar y charlar con otras, no paró de venir a buscarme, y bailar cada vez más arrambada, y decirme todo el rato que hacía un año que no estaba bien con su marido y que lo iba a dejar en breve. No me justifico, ni mucho menos. Me hago cargo plenamente de mi corresponsabilidad al 50%. Pero tampoco me siento culpable en absoluto. No me gusta reprimir mis instintos, soy libre, y si me buscan, me acaban encontrando. Lo pasamos bien, lo dejamos ahí, y prefirió no intercambiarnos teléfonos para evitar tentaciones. Lo encontré perfectamente comprensible, y lo acepté sin ningún problema. Tampoco yo quería nada más allá de ese momento de diversión puntual y recarga de ego.

En la fiesta había muchos nostálgicos dos décadas más viejos, musicón del que hace perder la cabeza, y ganas de olvidar estas fechas tan deprimentes divirtiéndote sin pensar. Y también de olvidar la realidad emocional, claro. Es curioso el proceso de las decepciones amorosas: negación, desesperación, asunción, escepticismo y cinismo. Llega un punto en que te la suda todo, y vas por el mundo sin pensar en absoluto en los que te rodean. Es una especie de venganza colectiva a todos tus rechazos. Y no es que me guste comportarme así, pero acabo cayendo inconscientemente. Es una reacción instintiva, visceral, incluso algo infantil. Pero totalmente comprensible. No me culpo por ello, aunque cuando mi mente se sitúa en momentos de más frialdad racional y cierta lucidez, reacciono rebelándome y queriendo actuar mejor, y ser mejor persona, y más amable, y más encantador, y más empático... como si la mejor venganza posible fuera hacerte aún mejor a ti mismo para que quien te haya rechazado se pierda todo eso. Evidentemente, al final de lo que se trata es de evolucionar y crecer y ser mejor persona para uno mismo. Y, por extensión, para los que te rodean y te aprecian. Pero cuando el rechazo es recurrente te lo acabas tomando como algo personal. Y si encima eres orgulloso, es fácil caer en sentimientos vengativos.

Hoy he pensado en este año, a niveles sentimentales. El año en que La Chica Con Pelo De Chico me ha perdido. Porque ya he dejado de sentir que era yo quien la estaba perdiendo a ella. Ha sido la persona más importante y especial de mi vida en los dos últimos años, sin duda. Celebro haberla conocido, y haber vivido todo lo que hemos vivido, y haber pasado por todas las situaciones que hemos vivido. Buenas y malas. La sigo apreciando, y quizás en un tiempo no muy lejano sea capaz de recuperar el contacto. Pero ahora mismo no la echo de menos. Pensando fríamente, hay muchas cosas de ella que me han decepcionado mucho. Y por la manera en que me ha tratado en momentos puntuales, no merece que siga sufriendo por ella. Me jode su inacción en estos últimos meses, y que no haya movido un dedo para intentar salvar esta relación que se iba al garete. Y su falta total de interés por mi desde que acabó el verano. Pero también es bueno ver la realidad tal como es. A las personas se las ve cómo son realmente en los malos momentos. Y ella ha suspendido en esta circunstancia.

Y también he pensado en La Chica Del Ex Novio Imaginario. Me gusta muchísimo, y no me escondo. Le regalé una entrada para ir juntos a ver a Angel Olsen, y le encantó y me dijo que no se lo esperaba. Y hoy pensaba en invitarle a desafiar sus prejuicios, y a ser valiente, y a ayudarme a derribar ese muro que ha levantado entre los dos. Pero tampoco quiero hacerlo y que parezca que la estoy presionando, o que estoy forzando las cosas. Mi impaciencia eterna me lleva siempre a querer acelerar el proceso natural de las cosas, y eso me acaba perjudicando. Pero es que la deseo tan fuerte que los días se me hacen eternos sin sentir que avanzo algo. Siempre he sido una persona muy intuitiva y empática, y percibo perfectamente que se siente sola, y que querría encontrar a alguien especial. A veces me pregunto si yo no lo soy, o es sólo que no sé venderme suficientemente bien, por mis propias inseguridades o por falta de vanidad. O quizás todo se reduzca a que debería conseguir de una vez no pensar tanto, ni darle tantas vueltas a la cabeza, y dejar que las cosas pasen cuando tengan que pasar. Si es que tienen que pasar...



dissabte, 23 de desembre de 2017

cOMiCioS y eStRoPiCioS




Ha ganado un partido de derechas extremadamente nacionalista españolista y populista. La derecha, así en general, tiene más votos que la izquierda. El independentismo sigue subiendo comicio tras comicio, y vuelve a ser mayoría parlamentaria en votos y escaños, superando ya los 2 millones. Curiosamente, cifra ligeramente superior a las del referéndum del 1 de octubre en que quisieron vender mentiras como que la gente votaba 4 veces y no sé cuántas cosas más. En porcentaje de votos, todo sigue muy a la par, como no podía ser de otra manera. Pero con un 82% de participación (la mejor cifra de todas), por fin tenemos números aproximados de la realidad social ahora mismo. El gran hostión se lo ha pegado el PP, confirmando plenamente su total fracaso en la gestión del conflicto, y sus pésimas decisiones trayendo la violencia a mi tierra en forma de energúmenos con porra y fulminando ilegítimamente con la atrocidad del artículo 155 ese Parlament que habíamos elegido democráticamente 2 años atrás. Que gobierne en España y sea la fuerza menos votada en Catalunya y casi se haya quedado fuera del Parlament es otro síntoma más de la desconexión. Y el mal llamado 'voto útil' ha hecho que todo se haya concentrado en los 3 grandes partidos que se agrupaban en un extremo y el otro, en perjuicio de otros mucho más coherentes y que han hecho una campaña que merecía mejores resultados. Pero vaya, independentista, de derechas y fragmentada casi a la par. Así de rara es hoy en día diSoRdErLand. Una realidad realmente agridulce que mucho me temo se va a instalar en este bucle de inestabilidad y conflicto hasta que exista un gobierno valiente y democrático en España que se atreva a negociar un referéndum pactado y vinculante. Y no será mañana ni pasado. Lo cual tampoco me parece mal del todo. La hipotética futura república sigue necesitando tiempo para respirar, madurar, prepararla de verdad y sin falsedades, y explicarla con transparencia y todos los detalles y matices. Esa es también la única manera de seguir convenciendo a más gente y ganar esa mayoría social clara que ahora no existe. Todavía. El camino para mi es claro: por la izquierda social. Veremos si eso es posible o utópico...

El primer párrafo me lo podría aplicar en cierta manera a mi vida personal. También inestable. También incierta. También conflictiva. También de difícil solución. Tras la tormenta, ha llegado una cierta calma. Anoche comentamos la jornada electoral por whatsapp y hoy nos hemos visto en el trabajo. Y me ha hecho un regalo navideño completamente inesperado. Una cosa que habíamos hablado tiempo atrás y que ya casi ni recordaba. Pero ella sí se ha acordado. Detalles de los que me llegan al alma y que marcan la diferencia. Aunque seguramente no signifiquen más de lo que me gustaría. Pero sí un valor añadido en nuestra historia de complicidades y cercanías. Me ha hecho feliz con un simple gesto, y al salir he empezado a escribir whats pendientes a gente, y me han venido ganas de salir y hacer cosas. Un pequeño detalle puede cambiarte el día, y a veces parecemos burros de no verlo y no contribuir a ello. No cambia nada en esencia, pero para mi tiene mucho significado. Y contrasta para bien con su predecesora. Y quizás me ayude a valorar lo que tenemos, aunque no sea exactamente lo que yo quiero. Las relaciones evolucionan y cambian, que sé yo. Y aunque no sea muy optimista en este caso, siempre será mucho mejor esto que la nada total. Sea como punto intermedio para aspirar a más, o una nueva estación que marca el camino recorrido ya. Quizás algún día aprenderé a disfrutar del camino sin obsesionarme con el destino final deseado. Pero es que yo deseo muy fuerte...



dijous, 21 de desembre de 2017

SiNKiNg




Te dejo en la estación de tren, tras una noche que empezaba en una coctelería donde sonaba swing de los '20 o Billie Holiday, y luego pasaba por un italiano, un bar de copas y el Sidecar. Eterno Sidecar. Extrañamente lleno para ser miércoles de invierno, pero son días de cenas de empresa y hoy los profesores tenían fiesta, por aquello de las elecciones trampa. Estás radiante. Y yo estoy algo apagado. He estado poco participativo en las conversaciones de grupo, y cada cierto rato se me iban los ojos hacia ti. Tu presencia me estimula y me paraliza por igual. No me pasa cuando estamos solos, pero sí cuando tenemos que compartir la atención con más gente. En el fondo sé perfectamente lo que hay, pero tiendo a fantasear que podría cambiarlo. Hay momentos en que incluso siento que puedo hacerlo. Necesito hacerlo. Un cambio de guión que dé color a esta deriva en blanco y negro.

Admito que siento inquietud e incomodidad cuando algún buitre viene a tirarte la caña, aunque tú sueles esquivarlos. Supongo que es miedo. Mientras no haya nadie más, puedo seguir aspirando a un milagro que consiga dar un vuelco a la situación. Seguramente sea egoísta, lo sé. Pero el corazón que late fuerte no entiende de fair-play. Siento una fuerza irrefrenable que me empuja a querer besarte cuando bailamos, o cuando juntamos frente con frente cantado alguna canción que parece hablar de nosotros. O al menos me gusta imaginarlo así. Ojalá en ese momento desaparecieran todos los demás, y nos quedáramos solos tú y yo, sin nadie alrededor. Ojalá desapareciera ese muro que has levantado, y pudiera demostrarte cómo me remueves por dentro. Ojalá la realidad fuera mentira. Ojalá.

Subimos Rambla arriba, y dejamos al último compañero y nos quedamos solos. Bajamos las escaleras de la estación y se te caen las monedas cuando intentas comprar agua en la máquina. Hemos bebido, sí, pero tampoco me siento especialmente etílico. No tanto como tú. Llegamos a la entrada, nos quedamos unos segundos abrazados, besos cariñosos, y me vuelve a salir esa vena paternalista diciéndote que me envíes un mensaje cuando llegues. Entras, y te miro mientras te alejas escaleras abajo. Siento una pena enorme. Y un vacío del tamaño de un estadio olímpico. La soledad me pica en el hombro e intenta abrazarme. Intento resistirme mientras me meto en el metro, pero sigue susurrando al oído. La gente alrededor no tiene caras. La jodida insiste, y me empieza a cantar canciones tristes ya en la calle, cogida a mi pierna. Llego a casa, y me siento tan desgastado que no tengo fuerzas ni para intentar llorar. Se mete conmigo en la cama, y ni tan siquiera la calidez del nórdico consigue hacerme sentir mejor. Me siento en mitad de la oscura nada. Una vez más. La historia en bucle se repite.

Reapareces un buen rato después en la pantalla de mi móvil. Has llegado a casa, y vuelves a estar a decenas de kilómetros de distancia. De hecho, no has dejado de estarlo en ningún momento, incluso cuando estábamos pegados. Supongo que no debes ni imaginarte cómo me siento, por mucho que te dijera semanas atrás que me gustas. Mucho. Me desmorono ahora al recordarlo. El pecho oprime, hasta que explota. No puedo más. Me resquebrajo por dentro. Sangro. He dormido poco y mal. Tengo escalofríos. La angustia me invade por dentro. Respiro entrecortado. Lloro. Sollozo. Gimo. Quisiera ser un robot. Acabar con esta tortura. No sentir nada nunca más. Por nadie. No romperme en 1000 pedazos. Ni sentirme bicho raro. Ni el único marginado al que no le dejan jugar. Sentirme un poco normal, dentro de mi dEsoRdeN. Dejar de mirar el aparador desde fuera. Descargar de una puta vez esta mochila de piedras que me empujan al abismo. Una oportunidad. Es lo único que pido.



dimecres, 20 de desembre de 2017

4 MiLLoNeS dE gOLpeS





Suena 'Segundo Premio', y esa orgía percutora de Éric Jiménez. O quizás debería decir Ernesto. El suyo es uno de los tres libros que me he comprado hoy, al ir a pillarle otro a mi madre de cara a Navidad. Suele pasarme. Voy a comprarle un regalo a alguien, y me acabo autoregalando también algo a mi. No tengo a nadie que me regale cosas, al margen de mis padres, así que los regalos me los hago yo mismo. Tiene su parte buena, y es que suelo acertar mis autoregalos. Además, desde hace años mis padres optan por darme dinero para estas fechas para que me autoregale lo que quiera. Es poco romántico y mágico, es cierto, pero es práctico. Salvo mi madre, que mantiene la ilusión por la Navidad, mi padre y yo sudamos bastante de estas fechas. Así que al final soy el único que va a comprarles regalos a ellos, y aprovechando el viaje, también me compro algo para mi. También han caído unos zapatos de ante azul oscuro muy elegantes. Es curioso, porque no tenía. Ahora pensaba en cuáles habían sido mis últimos zapatos, y no lo recuerdo muy bien. Diría que en la adolescencia. Y de eso han pasado más de dos décadas. Desde entonces no había tenido zapatos, más allá de dos pares de botas: unas militares, y otras de ante marrón que me compré hace años para una boda. Ahora son mi calzado oficial para las bodas, que por suerte, no suelen ser muchas (bueno, si son en verano, me pongo unas bambas modernicas, que si no, me aso los pies). No me gustan las bodas. No soporto que la gente siga prolongando la estúpida tradición del matrimonio. Siempre me ha parecido una muestra total de desconfianza hacia la otra persona. Tener que firmar un contrato sentimental también es extremadamente antiromántico. Y los privilegios que siguen teniendo los casados me parecen una injusticia. Es bastante triste que en 2017 la sociedad haya evolucionado tan poco...

...volviendo al inicio, ya me he empezado el libro del batería de Los Planetas. Y también otro de los que me he comprado hoy: una recopilación de relatos de S. J. Perelman, guionista de los hermanos Marx y escritor favorito de Woody Allen, entre otras cosas. Tiene ese mismo tono cómico e irónico. De momento todavía no he empezado el de Ian Svenious, cantante de Make-Up. Y se me apilan en la mesa unos cuantos más que me he ido comprando/empezando en los últimos meses. Soy un poco disperso con esto de los libros. Como con otras cosas de la vida. Mañana salimos de cena y bailoteos con gente del curro, La Chica Del Ex Novio Imaginario incluída. Hoy hemos estado conversando por whatsapp. Me gustan los giros de guión que van dando nuestras charlas: pueden empezar en actividades cotidianas del día a día, seguir con surrealistas fantasías donde ella lleva un peinado afro y una rosa en la solapa y yo un chaleco, un monóculo y un libro del facha de Vargas Llosa, y acabar en nuestros respectivos cubos de basura interconectados a decenas de kms. de distancia. A veces también tengo la sensación de ir sobre una cuerda haciendo equilibrios sin red cuando hablo con ella. Como si mis ganas de seducirla me llevaran a querer impresionarla todo el tiempo. Lo sé, es fatal. A mi que me gusta mostrarme natural con todo el mundo, y me da por ahí. Es algo incontrolable. Soy plenamente consciente de ello e intento evitarlo, pero me cuesta. Soy mi peor enemigo. Me pueden las ganas y la impaciencia. Y creo que, en el fondo, también me he comprado los zapatos por ella. El otro día ella llevaba unos que le quedaban de miedo, y fui consciente de que yo no tenía, y de que siempre voy con bambas. Que ya me gusta, porque voy súper cómodo, y me gustan estéticamente. Pero a veces se me enciende una luz y me da por desafiar mis rutinas. Y me gusta tener variedad de registros, aunque siempre tienda a lo pragmático y desenfadado. En el fondo soy como un niño caprichoso e impulsivo. Sí, soy ambas cosas. Bueno, las tres.

Me encanta este disco, aunque me ponga nostálgico y algo triste. Y desde hace un par de semanas, ahora también me acuerdo de sus lágrimas en el concierto al sonar esta canción. Creo que a ambos también nos han dado cuatro millones de golpes...


Sí, es cierto, es un plagio. Pero es un temazo igual...



dimarts, 19 de desembre de 2017

tRAmPa eLeCtORaL




Este martes se acaba la campaña electoral más tramposa de la historia de este circo llamado España. Con un candidato en la cárcel, otro exiliado, y con la policía, la ultra derecha fascista y la Junta Electoral boicoteando actos de otro partido independentista y/o persiguiendo peligrosísimos lazos amarillos y/o pancartas que piden democracia o libertad de expresión de árboles de navidad, puentes o balcones. O con la vicepresidenta del gobierno español admitiendo medio borracha en un acto público que cometieron un delito de prevaricación, y que no existe separación de poderes en este país (cosa que ya sabíamos; no hace falta ser Sherlock Holmes para descubrirlo). Así estamos en España en pleno 2017. Un país patético, autoritario y resignadamente cobarde y conformista ante los derechos que nos ha robado poco a poco la derecha corrupta que preside el gobierno, con la complicidad de la derecha corrupta que está en la teórica oposición. La izquierda ni está ni se le espera.



Justo hoy he pasado por un bazar a comprarme cinta amarilla para hacerme un lazo casero que ponerme en la solapa de la chaqueta para ir a votar el jueves. Y que alguien me diga que no puedo llevarlo, porque la lío. La situación es tan surrealista que voy a ir a votar estando convencidísimo que no debería ir nadie a hacerlo. Primero, porque es una manera de legitimar el golpe de estado que perpetraron PP, Ciudadanos y PSOE semanas atrás con el famoso y fatídico artículo 155 de la constitución más sagrada desde las tablas de Moisés (si es que hubieran existido alguna vez). Segundo, porque me da mucho miedo la posibilidad de un tramposo pucherazo (como estoy convencido que hubo en las generales de 2016). Y tercero, porque yo ya voté cuando tocaba, hace dos años, en las elecciones que dieron como resultado mayoría parlamentaria de las fuerzas independentistas. Y ese gobierno que siguió el mandato democrático que le dimos los catalanes en las urnas hace dos años fue cesado a la fuerza de manera completamente ilegítima hace unas pocas semanas para imponer estas elecciones trampa. Y, participando en ellas, nos convertimos en cómplices de toda esta farsa.


Pero también es cierto que estas elecciones son la única manera de recuperar el Parlament y mandarle un mensaje al gobierno neofranquista del PP y a la comunidad internacional. No va a servir de nada, por supuesto, porque unos ya demostraron que lo de la república era también una farsa sin estructuras de estado ni apoyos internacionales, y los otros ya han advertido que si pierden, volverán a imponer a la fuerza el 155 y entraremos en un bucle infinito de elecciones trampa. Pero ganar esta votación sería volver a dar un hostión de dignidad colectiva popular a los que nos quieren imponer su pensamiento único, y a los que criminalizan el nuestro, tan legítimo como cualquier otro. Cuanto más me llamen anormal o más me digan que nos van a desinfectar, más refuerzan y legitiman mi postura. Si quiero construir una nueva república social y más justa, estoy en mi pleno derecho. Y aunque fuera un error hacerlo, estoy en mi pleno derecho a equivocarme por mi mismo, o a creer en la existencia de unicornios fosforito si me da la gana. Igual que hicieron los 7 millones de personas que votaron al PP en las generales de 2016. Curiosamente, en Catalunya son la segunda fuerza menos votada. Por algo será.


Y en este contexto de recorte de libertades, raperos encarcelados por sus canciones, falangistas blanqueados convertidos en víctimas por la propaganda del reino, o dibujantes imputados por sus viñetas, se edita 'Illegal Times', donde una veintena de viñetistas internacionales y varios columnistas desafían la censura y denuncian la preocupante situación que vive España hoy en día. Que no falte nunca el humor más irónico, satírico y cáustico, porque es la manera más inteligente y eficiente de denunciar los abusos de poder de los que nos quieren someter. Seguramente lo harán igualmente, pero no renunciemos NUNCA a rebelarnos y a someterlo todo al pensamiento propio y al sentido crítico. Comenzando por nosotros mismos, los primeros tramposos...





dilluns, 18 de desembre de 2017

dEsVaRíoS 82




Propósitos vs. realidades. Intenciones vs. debilidades. Planteamientos vs. urgencias históricas. La fuerza de los impulsos. Errores pretéritos vs. nuevas voluntades. No se puede desear tan fuerte. Sensación de ir cuesta abajo sin frenos al precipicio. ¿Qué pasará cuando ya no quede nada? ¿Y cuando haya más heridas que piel? Condenas eternas. Juegos prohibidos. Impaciencias y desgastes. Perdido en el laberinto. La naturalidad es el faro. Huele a derrota. Ojalá fuera simple vértigo. ¿Hay alguien que se autoexija más que yo? ¿Hay alguien que se autopresione más que yo? Me canso. Me agoto. Ojalá pudiera ser yo mismo sin ser yo.

diumenge, 17 de desembre de 2017

cONtRa La eSTuPideZ hUMaNa




Tenía ganas de escribir, y ahora me he quedado medio en blanco. A veces pasa. Y en la vida diaria también. Será que tengo las neuronas chamuscadas por la vergüenza ajena que da la clase política de este corrupto país de mierda. En estos días de campaña ya he oído que no soy normal, que me van a liquidar, que me van a desinfectar... y todo esto por parte de políticos, no por ultras radicales descerebrados (bueno, bien pensado, quizás sean dos conceptos sinónimos). Todo por no pensar igual que los partidos que dieron el golpe de estado para convocar las elecciones trampa del próximo jueves. Ayer leía un interesantísimo artículo sobre Indra, la empresa elegida a dedo por el PP para controlar el recuento electoral y que, curiosamente, está salpicada en varios casos de corrupción ligados (oh! Sorpresa!) al PP. El pucherazo de las generales del año pasado va a ser juego de niños comparado con lo del próximo jueves. Somos realmente imbéciles por permitir que todos estos cuatreros se sigan saliendo con la suya a la fuerza y con todas las trampas posibles. Y lo de la Junta Electoral está siendo surrealista. Están obligando a quitar de árboles de navidad, puentes, pancartas... los lazos amarillos que reivindican la libertad de los presos políticos. No sólo eso, sino también pancartas que reclaman democracia, libertad de expresión o que se muestran contrarias a la violencia. España, 2017. Cualquier parecido con la democracia y las libertades civiles es pura coincidencia.

El jueves volvimos a acabar atropellados por Leon Benavente. Tienen uno de los directos más contundentes que le recuerdo a una banda española. La gratísima sorpresa llegó cuando invitaron al escenario a Maria Arnal i Marcel Bagès, y se cascaron todos juntos el 'Tú Que Vienes A Rondarme'. Momento realmente especial en el mismo escenario donde meses atrás había visto al dúo catalán junto a mis padres y a L De Lesbiana. Antes del concierto del otro día me apretó, y le expliqué lo de La Chica Del Ex Novio Imaginario, a quien también conoce. Me dijo que le parecía muy valiente que le haya dicho abiertamente que me gusta. Supongo que hace años habría sido impensable, pero ya hace tiempo que no estoy para hostias. Si tengo que decir una cosa, la digo. Para bien y para mal. Luego vino al bolo también F-Gafapasta, y después del concierto nos fuimos a hacer la cerveza que nos debíamos desde hace tiempo, y que había sido imposible por incompatibilidades horarias. Al día siguiente pensaba en esa sensación incierta que he tenido siempre con ella, desde que en la época universitaria nos liamos un par de veces, pero no llegamos a hablarlo ni a desarrollarlo a posteriori. Si volvemos a vernos pronto, creo que se lo plantearé abiertamente, porque siento curiosidad por saber cómo lo vivió ella, y si se cagó en mi por haber sido incapaz de verbalizarlo en su día, o si ya le fue bien porqué tampoco quería más que simple diversión de una noche (o dos).

Y estamos ya a las puertas de mi tan odiada navidad. Este año ni tan siquiera he podido montarme unas súper vacaciones porque no me quedaban días suficientes. Así que sólo deseo que pasen cuantos antes estos días de infierno consumista y familias vacías, y poder salir y quedar con gente que yo elija. Hace semanas que no veo ni escribo a La Chica Con Pelo De Chico (salvo los whatsapps del día de Cigarettes), y aunque ya me está bien que ella tampoco lo haga para cumplir mi propósito de coger distancia, admito que me jode su total falta de interés ni intento de arreglar esta relación rota y decadente. Mi propósito para 2018 es aprender a independizarme de dependencias emocionales. Y si así consigo ser más feliz, y logro hacerlo en buena compañía, mejor que mejor. Hace tiempo que tengo asumido que acabaré mi vida loco, malhumorado y solo, así que cualquier cosa que lo mejore, acabará siendo bienvenida.


dijous, 14 de desembre de 2017

diSoRdEred HoRRorS




Las semanas vuelan, rápidas como los deseos no culminados. Desear. El principal objetivo que nos inculcan en la vida. Desear personas y amores. Desear casas y coches. Desear viajes y vidas felices. Aunque sean vacías. Desear estúpidos teléfonos móviles que no necesitamos para nada. Hoy me han contado que el nuevo Iphone cuesta... 1.300 euros!! La humanidad está llegando a unos niveles de gilipollismo que afianzan otro de mis deseos: la extinción humana. Probablemente lo mejor que le podría pasar al planeta. Te paras un momento a ver las noticias y dan ganas de exterminar cualquier atisbo de vida humana. La realidad es terrorífica. Y nuestros propios comportamientos también lo acaban siendo. A veces son realmente difíciles de controlar. Y si ni tú mismo eres capaz de controlarte a ti mismo, ¿cómo vas a fiarte de los demás? Yo soy incapaz de fiarme de mi mismo, porque me fallo muchas veces. Incluso en algún momento llego a ser realmente miserable. Y me odio por ello.

En la parte buena de la vida (y de mi mismo), ayer estuve viendo una exposición sobre portadas de discos con La Chica Del Ex Novio Imaginario (a veces creo que debería abreviar a LCDENI porque es muy largo, pero la abreviatura es realmente impersonal, y parece que estuviera hablando de un robot). Y luego nos fuimos a comer por el Born, y me sentí increíblemente afortunado y privilegiado por vivir esos momentos: un martes sin prisas, disfrutando del momento, la compañía y la ciudad, y un clima medianamente soportable, a pesar del fresquito. Me siento realmente bien a su lado, y noto que nos estamos abriendo y llegando a un nivel de comodidad y naturalidad en que todo fluye. Me dan miedo mi impaciencia y mis ganas, pero a la vez no quisiera que las rutinas puedan matar la frescura y la chispa. Hay momentos en que realmente creo que podría llegar a seducirla con insistencia, tesón y detalles. Estoy pensando en un regalo especial para su cumpleaños, que es en febrero, pero habrá que ver cómo habrá evolucionado nuestra relación para entonces. Y admito que también me da algo de miedo pasarme de frenada. Hay otros momentos que veo claro que me acabaré llevando un chasco. Y esta incerteza y este estímulo me hacen sentirme realmente vivo, pero estoy cansado de acumular decepciones y fracasos. Me gustaría que, por una vez, las cosas me salieran bien en este terreno. Supongo que la clave y la única opción de conseguirlo es tener paciencia y seguir dejando que las cosas fluyan con naturalidad. Y que el azar eche una mano, claro, porque hay cosas que uno no puede controlar. Pero tengo clarísimo que quiero intentarlo. Me cuesta un montón encontrar chicas que me hagan sentir así. Y ella me hace sentir muy así.

Por la noche quedé con un par de colegas para ver a The Horrors. El concierto estuvo muy bien, y luego nos fuimos a hacer unas copas. Y otras. Y otras. Y acabamos bailando funk, entre jóvenes lesbianas dándose el lote, negros, guiris y fauna nocturna diversa. Bailé con varias chicas sensualmente, entre niebla etílica y la libertad que me da la noche, en esa frontera a veces muy fina entre libertad y moral. La vida plantea diariamente muchas cuestiones éticas. Y a veces se superan con éxito, y a veces no. Y eso hace que cuestiones muchas cosas de ti mismo y de tu comportamiento. Las personas siempre somos incoherentes por interferencias o desconexiones entre lo que pensamos y lo que hacemos. Y al final lo que nos acaba definiendo realmente son los actos. Las palabras o pensamientos sin actos que las acompañen no valen para nada.

Hoy he quedado a media tarde medio zombie y medio acatarrado. Hace unos días que lo arrastro. Cuando no me siento a tope de salud, me noto frágil, medio yo, y eso me cabrea. Necesito sentirme al 100% de mis facultades. Soy demasiado intenso como para estar a medio gas. Y me frustra no tener ese otro medio gas. Luego tenía una cena fuera de la ciudad, y aunque he aguantado bastante bien, sentía que no estaba a tope. A ver mañana cómo estoy para el concierto de León Benavente.






divendres, 8 de desembre de 2017

qUeSTioN MArKs




La semana ha pasado volando. Lamentablemente, ya es viernes. R-Ojos Claros está cenando por el barrio con unas amigas suyas, y supongo que bajaré de aquí a una rato a hacer una copilla. Hoy no creo que alargue, porqué ayer ya hice maratón nocturna. Justo ayer por la tarde se vino L De Lesbiana a casa y hablábamos de las maneras de hacer las cosas, y de las supuestas 'normalidades' que nos quiere imponer la sociedad en la que vivimos. Y de cómo la gente se sorprende de que 'deje' irse un mes a su pareja de vacaciones con sus padres, y luego dos semanas él solo. Se ve que le preguntan si las cosas van bien entre ellos, y por qué no se va con él, cuando a mi me parece la más clara demostración de que las cosas van perfectamente. Es la mayor muestra de amor, y de respeto, y de confianza, y de empatía que se me ocurre. Y no es fácil de aplicar. Yo, viendo claro que es así, no sé si sería capaz. Quizás sí que lo sería teniendo una relación plenamente consolidada con otra persona. Pero como nunca llego a esa fase, y siempre deambulo en las incertezas de las relaciones nacientes (y muchas veces, que no llegan a culminar), me pueden las inseguridades y las prisas. Soy tremendamente impaciente, y esa es una de mis grandes carencias.

Todo esto venía a cuento porqué anoche teóricamente tenía una cena con gente del trabajo, La Chica Del Ex Novio Imaginario incluída. Pero a media tarde la gente se empezó a rajar, La Chica Del Ex Novio Imaginario incluída. En su caso la entiendo, porqué vive a una hora de coche, y había tenido un día complicado familiarmente. Claro que me sentí decepcionado, porque esperaba verla esa noche, pero comprendí perfectamente la situación. Sea como sea, hoy tenía excepcionalmente fiesta un viernes, y no quería quedarme en casa la noche del jueves, así que improvisé plan alternativo de última hora. Tenía dos invitaciones para un concierto, y aunque intenté liar a varias personas a última hora para que se vinieran, no encontré a ninguna cómplice. Evidentemente, bajé igual. Al margen de que no quería quedarme en casa, también quería aprovechar un jueves que podía para ir al A Wamba, que es mi fiesta preferida en diSoRdErLand, y que se hace en el mismo local donde era el concierto. Ponen r'n'r de los '50, soul y r'n'b de los 60', y también algo de funk de los '70 (aunque esto último es más prescindible para mi). Y es ideal, a mi que me pirra bailar (de manera libre y espontánea; en mi vida he ido a clases de baile, aunque todo el mundo me lo pregunte. Mi teoría es que fui negro en otra vida, y por eso bailo de manera natural).

Tal y como me imaginaba, me encontré con gente conocida en el concierto. Así que fue fácil socializar con éste y con aquella. También me encontré a una de las cantantes más sexys de todo el Estado y estuve hablando con ella, y recordando un encuentro anterior. Y bailé. Bailé con un montón de chicas, y disfruté como un enano. Conocí a una chica rusa preciosa, arquitecta y que bailaba de maravilla. Y a una ingeniera. Y a una lesbiana que iba arriba y abajo por el local completamente desmelenada. Y me reencontré con alguna otra con la que ya había bailado meses atrás. Y también hubo un par de chicas de esas rancias y tensas que te dicen que sólo bailan solas. Me resulta muy triste la gente que no sabe ser natural, e intento alejarla de mi todo lo que puedo. Tal y como hablábamos también con L de Lesbiana, llega un punto de la vida en que ya no estás para hostias, ni para callarte. Sea para decirle a alguien que te gusta, o que te cae como el culo.

Justo ayer le decía por whatsapp a La Chica Del Ex Novio Imaginario que me gustaría que confíe en mi, porqué le he ofrecido varias veces quedarse en mi casa para no tener que meterse una hora de carretera de madrugada, y siempre me dice que no. O se queda en casa de otras amigas que viven cerca, o se vuelve en coche. Y detecto que quiere impedir una situación incómoda, como si pensara que me tiraré a su cuello por el hecho de compartir techo una noche. Pero me dice que no es así, y que claro que confía en mi. Y si eso es verdad... es en ella misma en quién no confía? Dudas, preguntas, incertezas. Mi puta quijotera siempre está en ebullición. Y aunque en parte ya me gusta cuestionármelo todo y ser crítico, a veces es un puto tormento. Quizás sería más feliz no preguntándome tantas cosas...






dijous, 7 de desembre de 2017

ReSaCAs y PeRReOs



Ha sido día de resacas y perreos. Llevo dos días de cenas y juergas nocturnas, aprovechando esta extraña semana en que mi habitual fin de semana intersemanal coincide con el puente de la gente estándard. No uso la expresión 'gente normal', por no parecerme al fascista Albiol. La 'normalidad' es uno de los conceptos más conservadores y fascistas que conozco. El típico y abominable concepto mental para aplastar a las minorías, criminalizarlas, marginarlas, humillarlas o menospreciarlas. Y eso es justo lo que está intentando hacer en España el frente de derechas PP-PSOE-C's con el independentismo catalán. Hoy se conmemoraban 39 años de la cacareada constitución española. Esa que se votó con doble censo, con más de un millón de votos duplicados, con votantes que no salían en las listas... una auténtica chapuza que ha acabado derivando en la chapuza de país autoritario y corrupto que es hoy España. Hoy no había nada que celebrar, salvo que seas uno de esos descerebrados fanáticos que no ven más allá de la tela de su bandera. Putas banderas...

Al final ayer La Chica Con Pelo De Chico no vino a la cena común. No sé si era cierto o no, pero se excusó diciendo que estaba muy constipada y que era baja de última hora. Por una parte me supo mal porqué quería aprovechar para decirle que no quiero que nos veamos más (al menos, por un tiempo). Y por la otra, me alegré, porqué pude disfrutar de la cena y las copas y bailes posteriores con total libertad y sin sentirme condicionado por su presencia. Me lo pasé realmente bien. Me apetecía un montón ir a bailar (una de mis actividades preferidas), beber, charlar y reír. Creo que nunca me cansaré de la vida nocturna. Es el contexto donde me siento más liberado, más puro y más yo. Conversación, música, historias extrañas, conocer gente aleatoriamente en cruces de caminos vitales casuales, sexo... excitante y apasionante. De las diversas chicas que conocí, XS-Dancer me acabó dando su contacto. Quizás le escriba, ni que sea para entretenerme y tener un poco de vidilla. En un momento de la noche, pusieron esta canción que hacía siglos que no escuchaba, y me acordé del concierto junto a Canadian J en San Francisco. Hoy le he escrito para decírselo, y me ha explicado que volverá a diSoRdErLand en verano. Hace casi 10 años que nos conocimos, y me parece que fue ayer:


Tras un par de días sin escribirnos, hoy hemos intercambiado 4 whatsapps con La Chica Del Ex Novio Imaginario. En principio mañana nos veremos, sea en una cena con más gente del trabajo, en un concierto, o en las copas de después. Mañana decido qué hago, en función de las ganas y del pie con el que me levante. Ahora mismo es, de lejos, la persona que más ilumina mi existencia. Y aunque dudo mucho que consiga seducirla, de ilusión también se vive. Nuestro último trabajo a medias está teniendo mucho éxito, y celebro compartirlo con ella. Me gusta fantasear pensando que si hacemos buen equipo juntos, también lo podríamos hacer en otro ámbito vital. Hasta que me vuelva a pillar los dedos, estoy en mi derecho a equivocarme, y a seguir escuchando canciones melancólicas...





dimarts, 5 de desembre de 2017

dULcE eNfErMedAd




Esta noche hemos tenido una cena con un grupo de amigos, y han caído dos embarazos, un piso nuevo, y una independencia. Y una pareja ha traído por primera vez a la niña que tuvieron un mes atrás. De aquellos avisos vitales de que el tiempo pasa, y que las situaciones no son eternas, y que seguramente Heráclito tenía razón, aunque para ti hay cosas que parezca que ni cambian ni cambiarán nunca.

El domingo me desperté con el radiodespertador en Radio 3, como siempre, y estaban entrevistando a una chica que ha escrito un libro ilustrado llamado 'La Persona Incorrecta'. Aunque a esas horas no me entero de nada, entre sueños y ese medio desvelo forzado que perpetran los despertares artificiales, me llamaron la atención algunas de las cosas que decía. Vivimos en un mundo de personas eternamente insatisfechas, supongo que por esa continua colección de necesidades más o menos superfluas que nos va generando la propia saciedad de consumo. Me sentí muy identificado con lo que decía la autora (Sara Herranz), sobre esa obsesión con lo que pudo ser, y la oda al pasado y la nostalgia. Hablaba de que con el paso de los años se genera también una necesidad de tener un pasado, y también sobre el miedo al silencio y a las cosas que pasan lentas.

Ahora leía en el Facebook de una amiga una frase de otro libro que también me ha gustado: "el amor es una acción creativa: cuando amas a alguien, creas un mundo para él" (o ella). Estoy bastante de acuerdo. Y añadiría también que te recreas a ti mismo, e intentas dar tu mejor versión, y poder aportarle a esa persona cosas que le hagan mejor, y también un espacio de confianza y confort donde pueda también dar su mejor versión (y la más auténtica y pura) y aportarte cosas a ti. Como una relación de simbiosis en que dos sumen más que uno y uno.

El viernes fuimos con La Chica Del Ex Novio Imaginario al concierto de Los Planetas (aka la mejor banda de la historia del pop español), y fue otra gran velada. Salimos juntos del trabajo a media tarde y nos fuimos a hacer unas cervezas y a picar algo, y a conversar. Me encanta hacerlo con ella, porque de la nada van surgiendo espontáneamente temas, recuerdos, vivencias con los que tejer nuestra amistad a base de más conocimiento mutuo. El concierto estuvo genial. Les he visto cerca de 20 veces y fue uno de los más completos, por lo bien que sonó y por el setlist. Mientras ella iba a hacer fotos en las primeras canciones, me sucedió una situación típicamente dEsoRdeNada: fui al encuentro de A-Cocinero, que también corría por allí con unos amigos suyos, y al girar la cabeza a nuestra izquierda... me pareció ver a Punk-Pop Blonde. Para más detalles de nuestra historia, repasen el post que hice tras el anterior concierto de Los Planetas en abril. Si os da pereza leerlo, y resumiéndolo mucho, fue una chica a la que conocí aquella noche de 7 meses atrás en que me mosqueé con la Chica Con Pelo De Chico; nos liamos (con Punk-Pop Blonde), y acabó desapareciendo misteriosamente en mitad de la noche. Y 7 meses después, en un nuevo concierto de Los Planetas con miles de personas, apareció igual de misteriosamente a mi izquierda y por la mayor de las casualidades. Al principio estaba tan atónito que le pregunté a A-Cocinero si creía que era ella. Y no sólo me lo confirmó, sino que me dijo que me estaba mirando. Ellos se fueron a por unas cervezas, su amiga fue al lavabo, y decidí que era el momento de hablar con ella. Le dije si se acordaba de mi, me contestó que le sonaba un montón mi cara, y le recordé la historia. Enseguida se acordó de todos los detalles, nos abrazamos, nos explicamos nuestras respectivas versiones de aquella noche, y quedamos en hablar más tarde, ya que el concierto empezaba. La Chica Del Ex Novio Imaginario me envió un whats diciéndome que ya estaba, me fui a por ella, y ya no volví a ver a Punk-Pop Blonde, pero fue una bonita manera de cerrar un círculo que había quedado abierto. A veces la vida es fascinante...

El concierto fue realmente emotivo y nostálgico.  La Chica Del Ex Novio Imaginario no pudo reprimir las lágrimas con 'Ya No Me Asomo A La Reja' y con 'Segundo Premio', y su imagen me despertó mucha ternura, mientras le acariciaba la cabeza y le preguntaba si estaba bien. Ella no lo sabía todavía, pero aproveché el momento previo de separarnos para comprarle una camiseta que le di al acabar el concierto. Le hizo mucha ilusión, y ese fue otro enorme contraste con situaciones similares con La Chica Con Pelo De Chico en meses anteriores. Volvimos para diSoRdErLand en su coche y le dije de hacer una copa, pero estaba cansada y no quiso. Aunque le insistí y ella sonreía con una mezcla de picardía y halago, prefirió que cerráramos la noche ahí. Al día siguiente fuimos juntos al trabajo y nos encontramos con gente en la puerta. Anoche al volver con otro compañero me empezó a apretar preguntándome qué había entre ella y yo. Y le dije que nada, pero creo que es evidente que la gente está empezando a ver nuestro acercamiento. Hay momentos en que llego a creer que podría derribar el muro tras el que se ha escondido, y eso me mantiene vivo y excitado, aunque en el fondo sepa que el final será decepcionante. Como siempre. Pero me está dando muchísima vida esta relación creciente, y me está ayudando mucho a olvidar la previa.

Al final le envié un mensaje a La Chica Con Pelo De Chico preguntándole si le había gustado el concierto de Cigarettes After Sex. Me contestó diciéndome que estaba de acuerdo con mi lectura del bolo, y que le había hecho gracia leerme. No le volví a decir nada más. Mañana posiblemente nos encontremos en una cena con amigos comunes. Y no sé cómo narices reaccionaremos ni el uno ni la otra. Lo que tengo claro es que a día de hoy no siento ni mucho menos que sea ella mi prioridad, y que ahora mismo la asocio a pereza, apatía, gelidez y cosas por el estilo. Claro que hay un poso de todo lo vivido, y claro que me la quiero un montón porque no deja de ser una chica realmente interesante. Pero creo que todo es demasiado reciente, incluídas mi decepción, mi incomprensión y mi rabia por su cobardía. Eso es lo que no me siento capaz de perdonarle ahora mismo.

Y a todo esto, hoy ha empezado la campaña de las elecciones trampa impuestas del 21-D. Van a ser 15 días de mierda. Ya lo ha sido la precampaña, y me temo que sólo es el inicio. Lo de Arrimadas, Albiol o Iceta no me sorprende. Pero ayer me dejó alucinado el mensaje premeditado que enviaron Pablo Iglesias y Monedero, cada uno por su lado: que el independentismo ha despertado al fascismo en España, se atrevieron a decir los muy miserables. Como si dijeras que el racismo lo despiertan los negros. O el machismo las mujeres. O la homofobia los homosexuales. O el capitalismo la clase obrera. Además de demagogia barata y una falsedad escandalosa, me parece terriblemente mezquino criminalizar a quien ha surgido precisamente como respuesta ese fascismo y a la impunidad de la que goza. Y todo, por 4 votos de mierda. La supuesta izquierda que iba a cambiar la política de este país justificando a la ultraderecha. Esa ultraderecha que ha existido siempre. La que está subvencionada por el propio Estado español. La que han sacado a la calle para que haga el trabajo sucio con total impunidad, mientras 4 personas siguen en la cárcel por sus ideas políticas. Qué asco, por favor. Sólo de pensar que les había votado en alguna ocasión, hace que me avergüence de mi mismo. Este país está podrido. Y a pesar del pucherazo que nos van a querer colar, me estoy votando muy encima.





divendres, 1 de desembre de 2017

OdiO eL PuTo fRíO, dE tODo tiPo y CoNdiCióN




Ha sido una semana muy intensa, y casi siempre al lado de La Chica Del Ex Novio Imaginario. Hemos ido a 3 conciertos en 4 días (y mañana completamos el póquer con Los Planetas), hemos compartido trabajo en equipo, cervezas, cenas, charlas y conversaciones de whatsapp (que se ve que hoy ha caído un rato). Nos estamos ayudando mútuamente, en una especie de simbiosis relacional para nuestras respectivas situaciones vitales. Por ahora parezco llevar bien lo que hablamos el domingo, aunque no niego que me gustaría que su perspectiva cambiara. Y me gustaría que mi manera de hacer también lo hiciese, y pudiera ser capaz de tener lo que nunca he tenido: paciencia. Y también de protegerme de otro error recurrente: tener expectativas. Dudo de que lo consiga alguna vez. Y dudo de muchas otras cosas.

Ayer estuvimos en el concierto de Cigarettes After Sex. Y aunque sonaba mejor que meses atrás y hubo momentos bastante bellos, no me acabaron de convencer del todo. Un show bastante lineal, casi calcado al anterior, y por momentos algo anodino y monótono. Quizás influyó mi estado anímico. Tras muchos días sin decirnos nada, el día anterior me escribió La Chica Con Pelo De Chico por si nos veríamos allí. Fui muy de culo ese día (toda la semana, de hecho; hace semanas que voy así, de hecho), y no le pude contestar hasta el día siguiente, que era el del concierto. Le dije que estaría por allí y que correríamos por las primeras filas. No me volvió a decir nada más, y tras ver en un grupo de whatsapp comunitario que preguntaba si iba alguien más, en el metro camino de Apolo le envié otro mensaje preguntándole si iba con alguien. Me contestó con un escueto 'No' a pocos minutos de empezar el concierto (de hecho, tenía que haber empezado ya a esa hora, puesto que el inicio se retrasó 15 minutos), y le dije donde estábamos para que se juntara con nosotros. Y ya nunca más volví a saber de ella.

Hoy he dudado de si preguntarle qué le había parecido el concierto, pero me ha dado absoluta pereza, como todo lo relacionado con ella últimamente. Y no lo he hecho. También me he planteado si decirle de quedar un día y verbalizarle mi voluntad de coger distancia. No puedo más con esta situación, y verla me acaba provocando vacío, frustración y rabia, por muy bien que esté durante las 2-3-4-o las horas que dure nuestro encuentro. Pero viendo que también ella esta muy ausente desde hace 2 o 3 meses y sólo aparece cuando no tiene con quién ir a un concierto, no sé si tengo por qué darle explicaciones de nada, y simplemente, dejar que el tiempo pase. Por un lado me da pena y rabia que hayamos llegado a este punto de pasotismos recíprocos. Y por otro, pienso que quizás tampoco merezca más. Hay cosas puntuales de su trato que no me gustaron nada. Y aunque seguramente sería más sano hacer borrón y cuenta nueva y olvidarlo, no lo consigo. Y no entiendo determinadas incoherencias entre lo que me decía y cómo actuó conmigo en algunos casos. Por ejemplo, enjabonarme diciendo que había sido un apoyo muy importante para su tesis, y que luego no tuviera el gesto de invitarme a estar a su lado en ese día tan importante para ella. Para ser exactos, sí me lo dijo: la noche anterior, cuando ya no tenía margen para pedirme horas en el trabajo y poder ir. Y yo que siempre la he intuído muy bien (ella siempre ha flipado de cómo la calaba), lo veo como un decírmelo a última hora para no sentirse mal por no haberlo hecho, pero me queda claro que le hubiera incomodado mi presencia allí. El por qué, no sabría decirlo con exactitud.

Las relaciones humanas son increíblemente complejas. Absurdamente complejas sería más exacto. Y que las personas a las que más quieras son las que más daño te hagan, o a las que más daño les hagas tú, no tiene sentido alguno. Quizás sí que debería escribirle. Mañana será otro día, que sé yo...





dilluns, 27 de novembre de 2017

nOthiNg'S gONnA hURt yOu bABy




Hoy es de esas noches de sentirse increíblemente VIVO. De esas completamente inesperadas, y que decidiste hace sólo 3 días por un arreón impulsivo de esos que te dan a veces. Todo funciona por sucesión de azares, y hoy te sientes afortunado de estar donde estás, aún estando como estás. Nos hemos escapado del curro 3 horas antes de lo estipulado, ante la atónita mirada de gente que se huele cosas que no son y ni imagina las que sí son. La sola complicidad que genera ese saber que sólo sabemos ella y yo ya es motivo de alegría. Porque esto es nuestro, de ella y mío, y sólo ella y yo le ponemos límites y reglas que saltar. Me ha regalado la entrada, y yo le he regalado la del miércoles. Porque lo nuestro va de intercambios y de compartir momentos, soledades e incomprensiones ajenas. Se ha hecho un hueco en primera fila para decir en imágenes lo que yo tengo que decir en palabras, porque esto va de ser complementarnos y de ser dos en uno. He estado tentado de cantarle versos tristes al oído, y sobretodo el de 'Valley': "how long must we live right before we don't even have to try?". Buscaba una respuesta en forma de "right here, right now", pero no he llegado a formularle la pregunta. Aún no.

Ha sido un concierto precioso, y ha sido precioso vivir ese concierto. Sobretodo a su lado. Luego nos hemos ido al Psycho, donde no había nadie hasta que ha empezado a llegar la gente del concierto de Nashville Pussy. Y toda la noche hemos hablado de esto y de lo otro y de lo de más allá. Y será por la música, o por la cerveza, o por la propia noche, pero todo ha fluido como fluía meses atrás con otra protagonista dEsoRdeNada. Pero esa otra protagonista ya no está, porque ella no ha querido, y porque yo me he esforzado luego en borrarla de mi día a día. No de manera definitiva, pero la he quitado de la portada para dejarla en páginas interiores. Sea como sea, no es de ella de quien hablaba. En diversos momentos de la conversación he dudado de si volver a sacar el tema que se quedó a medias la otra noche, y todo iba con tanta naturalidad que me ha sido casi inevitable. Y ha entrado al trapo con la naturalidad y la honestidad habituales. Es pura cuestión física, y no sé si será por eso, pero lo he encajado tremendamente bien. Lo que el otro día era tristeza o decepción, hoy era euforia vital. No me preguntéis por qué, pero a pesar del NO, yo he empezado a cantar SÍ por dentro. Sí a estar vivo; sí a estar allí y en aquél momento con ella. Sí al concierto que me ha regalado. Sí a todos lo que vendrán. Sí a la mera fantasía de pensar en tantas historias que han empezado así, con un rechazo inicial. Sí a la capacidad de abstracción y de reubicación mental de mis objetos de deseo. Sí al paseo posterior, y a las conversaciones de coche nocturno, y al abrazo y besos apasionados de amistad latente, y a la larga conversación de whatsapp posterior. Sí a sentir la preciosa belleza de la tristeza en su máxima intensidad, y que se convierta en motivo de alegría. Por rebeldía, y autodefensa.



diumenge, 26 de novembre de 2017

eN La tUMboNa




Son las dos de la mañana de un sábado-domingo. Trabajo mañana, como cada semana. Y aquí estoy, despierto, como cada semana. Por mucho que hayas trabajado 11 horas y que anoche durmieras poco, las ganas de escribir siguen ahí. Mañana me odiaré a mi mismo cuando me levante tarde y tenga que salir a toda hostia hacia el trabajo. Me volveré a decir a mi mismo que me tengo hartito, que estoy hasta las narices de ir siempre tarde y corriendo a todos los lados, y que es la última vez que me pasa. A partir de ahora iré siempre con tiempo, aunque sepa perfectamente que es mentira. En mi vida me sobran trabajar y los relojes. Y me faltan días de 36 horas, o casi mejor noches de 36 horas. Amor ya ni lo pido, porque lo doy por imposible. Escucho a Warhaus por la cita pendiente de este lunes, pero quizás también inconscientemente por sus letras de poligamias, cinismos y deseos oscuros. Quizás transmita esa oscuridad escéptica, y eso repele romanticismos simplistas. Y mira que yo lo soy muchas veces.

Uso mis fracasos amorosos como radiografía de mi mismo. A lo mejor es un puro acto de autocrueldad. De vengar mis defectos y carencias, que son muchas. De ser tan o más exigente conmigo mismo de lo que ya de por sí soy con los demás. Me gustaría ser capaz de salir a la calle sin la maza y la toga, pero es como si las llevara pegadas a la piel y la mano, en orden inverso. No soporto estupideces, empanamientos ni egoísmos ajenos. Creo que ya lo escribí hace poco. Mi memoria falla, como tantas otras cosas. La autoestima física va ligada a la anímica, y quizás por ello intento recuperarme en todos los sentidos. Ayer me rapé un poco la barba, porque tan frondosa no me gusta. Me da aspecto mayor, y no acaba de encajar con mi espíritu y madurez post-adolescentes. Quizás exagere. Soy muy dado a hipérboles. Ahora mismo estoy tumbado en mi propia tumbona, aunque en realidad escriba sentado. Soy mi propia metáfora, y al final uno no acaba de distinguirla de la propia realidad. Es complicada, y yo más.

Mañana iré a ver a Perfume Genius con La Chica Del Ex-Novio Imaginario. Nos escaparemos antes del trabajo, como unos vulgares Bonnie & Clyde de pacotilla que se acogen a las ventajas del convenio colectivo. Tras muchos años de comer mierda laboral, me siento un privilegiado, y cruzo los dedos por quedarme así 20 años más. A saber cómo y dónde estaré (si estoy) de aquí a 20 años. Y lo mismo La Chica Del Ex-Novio Imaginario. El presente siempre es más estimulante, porque es el que se siente más intenso. Y aunque yo siempre busco intensidades en mi vida (no sé vivir de otra forma; me aburren las medias tintas), me mentalizo para ser prudente, paciente y mesurado por una vez en la vida. No me creo ni yo mismo, pero la intención es lo que cuenta.





divendres, 24 de novembre de 2017

sAd sONgS




Sigo sumido en la vorágine. Días de conciertos, muchos conciertos, y una extraña intensidad ausente de faldas y emociones. El lunes fui a The Picturebooks con E-Rizada, y estuvo divertido (el cantante es un showman, y la música, arrolladora). Hubo algunos besos, pero admito que forcé un poco la situación más allá del flow natural, y la cosa se quedó a medio camino. No fue ningún problema. La entiendo, y en el fondo todo se reduce a deseo puramente físico, por muy bien que me caiga y su compañía me resulte agradable. El martes tocaba Thurston Moore. Sonic Youth son una de las bandas de mi vida, y tener allí a dos de sus miembros con su amalgama de ruidos fue un buen exorcismo auditivo. Estuve con un colega también muy fan de la juventud sónica, y con L-Melómana. Muy maja, y gran fan de la música. Hemos coincidido en varios conciertos en los últimos meses, y el próximo será el de Los Planetas. También es gran fan La Chica del Ex Novio Imaginario (de la música y de Los Planetas; de hecho, también iremos juntos al bolo), que definitivamente se ha convertido en protagonista de mi deseo físico-emocional de las últimas semanas. No creo que sea simplemente la necesidad de olvidar a La Chica Con Pelo de Chico (que quizás algo también. Llevo días sin decirle nada, ni ganas de que ella me lo diga a mi. Necesito tiempo y distancia para curar el desgaste anímico y emocional que me ha provocado esta historia). Más allá de esta situación de salida, la atracción que me despierta La Chica del Ex Novio Imaginario es muy real y creciente. Hablamos cada día, a todas horas, nos intercambiamos canciones y discos, vamos juntos a conciertos, hacemos planes más o menos verosímiles, o salimos de noche, como ayer.

Fuimos a cenar con más gente del trabajo. De los 12 que éramos, todos los aparejados se fueron tras la cena, y quedamos sólo un chico, ella y yo. Hicimos una copa en el Sidecar, y ahí ya nos quedamos mano a mano ella y yo. Fuimos a bailar al Marula (donde se olvidaron de cobrarnos una ronda), y allí ya hice el primer conato de besarla. Pero una vez más, no quiso. La música no nos acababa de convencer, y volvimos al Sidecar, donde la cosa estaba mejor (y había gente, para ser miércoles de noviembre). Y allí bailamos extasiados 'This Charming Man', bebimos, hablamos con algún guiri inglés, y le dije si era consciente de que me gusta. Me dijo que sí, le pregunté por qué ella no quería y si tenía que ver con mi historia con La Chica Con Pelo De Chico o con la suya con otro compañero de curro, pero me dijo que no. No acabé de sacarle en claro el por qué, pero sigo creyendo que es simplemente que no le gusto más allá de una buena amistad. Volvimos juntos para casa, no quiso subir, y le acompañé hasta la casa de otra compañera de curro que vive a 5 minutos y donde iba a dormir. Ese breve trayecto con ella cogida a mi brazo y charlando en la calma de la noche fue realmente bonito, pero admito que el camino de vuelta a casa fue bastante amargo y me vinieron muchos fantasmas a la cabeza de una larga colección de rechazos y desengaños. Supongo que viniendo de lo que vengo, mi autoestima está un poco baja, y mi hartura de tanto fracaso un mucho alta. Es como un pozo sin fondo. Una historia interminable. Una maldición que me persigue: gusto a las que no me motivan lo suficiente; no gusto a las que me estimulan un montón, que suelen ser pocas. Y me siento realmente impotente y frustrado ante esta situación. No encuentro soluciones para cambiarla. Y duele.

He soñado con ella, aunque no se lo he dicho. Hemos hablado todo el día, y nos pillaremos unas horas en el trabajo el domingo para ir juntos al concierto de Perfume Genius. Al día siguiente, Warhaus. Y el miércoles quizás también se venga a Cigarettes After Sex, aunque está pendiente de que otra amiga común del curro le dé una entrada que le baila. Sé que cuando alguien me gusta soy bastante obsesivo, pero ahora mismo la siento muy intensa. Llevaba muchos años sin que una chica me removiera tanto por dentro, y ahora empalmo dos seguidas. Y curiosamente, tanta dificultad y tanta decepción me están quitando el apetito sexual. La Chica del Ex Novio Imaginario me lo mantiene despierto, pero si no es con ella, parece que ya no me motive ninguna otra. Me siento anímica y emocionalmente extenuado. Y encima no paramos de compartir preciosas canciones tristes:




diumenge, 19 de novembre de 2017

aRdOr y aPAtíA




Tuve que cambiar de salvapantallas. Si el callejón tiene la señal de la T en la entrada, no hay salida. He sentido mucha rabia, y he estado a punto de enviarla a la mierda para siempre. Me caliento solo, aunque haya motivos de raíz. No sé si llamarlo prudencia o cobardía, que es justo de lo que la acuso. Quizás haya notado mis respuestas secas por whatsapp, pero no me importa demasiado. Me resguardo en las salas de conciertos, porqué no hay mejor cura para los escozores de la vida: la semana pasada, Aldous Harding + H.Hawkline; ésta, Spoon + Husky Loops, Gordi + Rey Lobo, y Metz + Drahla; la que viene, The Picturebooks y Thurston Moore, y ya veremos si Stay; y la otra, Warhaus y Cigarettes After Sex. Así, a bote pronto, que puede acabar cayendo algún otro. Y esta noche el maldito curro me ha impedido ir con La Chica Del Ex Novio Imaginario a ver a Father John Misty. Me da rabia, porqué me habría gustado vivirlo juntos. Me ha dicho hace un rato que ha sido uno de los conciertos de su vida, y como mínimo me queda el consuelo de haber sido gran culpable de ello al regalarle entrada. Pero estoy ultraescéptico. Cuando me hiero o cuando me hieren, me sale una armadura retráctil para cubrirme la piel. No sé si será casualidad, pero llevo días con la piel hiper reseca en los nudillos. La explicación lógica sería el frío, porqué me suele pasar. La explicación dEsoRdeNada es que se me está resecando el alma. Y las duricias de la piel sólo son la manifestación externa de ello. Casi ni me apetece el sexo. Sólo como vía de escape y de venganza, pero me siento desganado. Ardor y apatía. Pudieran parecer contradictorias, pero a veces son dos caras complementarias de la misma moneda.

Me sale el cinismo y los golpes de genio. Por la calle también. El otro día casi me atropella una bici de esas que reparten comida que sudó de un paso de peatones, y le dije "¿Y el paso de peatones, qué? Imbécil!" en su cara. No debía haberlo hecho, pero me reventó que encima de que no admitiera su error, me quisiera culpar a mi. No soporto a la gente sin autocrítica. Hoy una chica con cascos iba por mitad de la acera con un carro de la compra vacío haciendo eses mientras intentaba avanzarla por su izquierda, y he acabado dándole una patada (suave) al carro con el que me estaba atropellando gritándole "hola!" para que pudiera escucharme. No soporto a la gente que se cree que va sola por la calle. Y reventaría las piernas de la gente que va por la calle mirando el móvil en vez de lo que tiene delante, como la señora que ayer me cortaba el paso abducida por la pantallita de mierda. No soporto a los yonkies empanados y egoístas. Doy gracias por haber descubierto a Metz en estos días. La banda justa en el momento adecuado...


Y más pastillas sonoras para la demencia cardíaca:






dilluns, 13 de novembre de 2017

fOTogRAfíaMe eL dESeO




Llevo días poniendo a punto cosas pendientes que tenía por hacer en casa: cosas cotidianas, que van desde cambiar el reloj de la cocina que se me rompió, un alargue de 4 enchufes para el baño (hasta ahora tenía uno de 3 que se me quedaba corto, entre estufas, música, cortapelo, secador para la barba...), hasta comprar unas nuevas zapatillas de invierno para sustituir a las que tenía y perdí (me di cuenta esta semana al ir a cambiar la chanclas de verano por las pantuflas de invierno; dudo si me las debí olvidar este verano en Escandinavia...). Pequeñas tonterías de éstas que van quedando acumuladas por el día a día, y que cuando las haces, en realidad esconden cambios más profundos dentro de ti. Igual que cambio de salvapantallas cuando entro en mala racha, estos pequeños cambios son gestos inconscientes que indican un deseo de pasar página o de cerrar ciclos a nivel vital. Y sé perfectamente por donde voy, porque llevo unos días reflexionando al respecto.

Mi vocecita interna me está diciendo a gritos que ha llegado el momento de cerrar el capítulo de La Chica Con Pelo De Chico de manera definitiva. Me lo paso muy bien con ella y me siento tremendamente bien cuando estamos juntos, pero ya hace tiempo que cuando quedo con ella me acabo sintiendo mal: cada uno acaba yéndose por su lado, y a mi me queda una sensación de vacío, frustración y deseo incompleto que no creo que compense el buen rato que pasamos juntos. Las últimas veces que he quedado con ella he acabado con ganas de vendetta vital, y me he acabado liando con la primera que se me ha cruzado por el camino la misma noche. Me provoca gran impotencia no ser capaz de volver a seducirla y ver que ya no la desarmo, y no consigo tocarle la tecla para que abandone de una puta vez esa postura cobarde que adoptó hace unos meses, cuando se cagó al ver que podía tenerme, y que el teórico imposible se había convertido en realidad. Hace días que ya ni tan siquiera tengo ganas de escribirle, y me da pereza volver a quedar con ella. Hace un par de noches, dando vueltas con mi almohada, me planteaba decirle que no quería volver a verla nunca más. De esos pensamientos que por la noche ves clarísimos, y cuando se hace de día te parecen una locura absurda. De día la mente suele ser mucho más conservadora que de noche, cuando las caretas caen y la gente es más sincera, pura, lanzada y honesta (para bien y para mal).

En todo esto ha jugado un papel importante La Chica Del Ex-Novio Imaginario. Como ya decía el otro día, nos hemos acercado mucho en estas últimas semanas, en que estamos haciendo muchas cosas juntos y nos escribimos casi a diario. He notado en el trabajo cómo más de uno y más de dos nos han mirado con curiosidad (o directamente, chafardeo), porqué detectan nuestro acercamiento evidente. Y así como semanas atrás me parecía claro que ella no estaba por la labor, ahora tengo dudas. No sé si porque yo cada vez tengo más ganas de ella y lo ha percibido. O porque ve que lo mío con La Chica Con Pelo De Chico está agonizando. O a lo mejor porque el roce hace el cariño, que sé yo. O quizás son sólo imaginaciones mías, y me puede el deseo creciente. Este deseo mío es la única certeza en toda esta historia. Los conciertos y los discos compartidos son un bonito contexto. Y mi imaginación y su presencia son los dos principales motores que me hacen avanzar y no hundirme en la miseria estas últimas semanas tan convulsas, por dentro y por fuera.



PD: Este nuevo disco de versiones y caras B de Angel Olsen es una absoluta preciosidad. Y sí, también lo hemos compartido en nuestros intercambios de canciones oscuras y/o nostálgicas de estas últimas semanas...


dijous, 9 de novembre de 2017

tAke a WaLk oN ThE dArK SidE




Mientras miles de personas paralizaban el país cortando carreteras y estaciones de tren en un ejercicio de dignidad colectiva realmente emocionante, yo no he salido de casa en todo el día. Creo que ha sido una mezcla de fatiga psicológica, física y emocional. Psicológica, por la cantidad de movilizaciones a las que he ido últimamente, y por cierto desengaño ante cómo se está desarrollando todo. Física, porqué llevo semanas de mucho tute, y necesitaba un día de reposo (aunque no he parado estando por casa, pero el simple hecho de estar todo el día en pijama y sin tener que hablar con nadie ha sido liberador). Y emocional, porqué estoy en fase de 'me cago en el amor', y eso acaba afectándome en todo lo demás, en forma de mal humor y/o desgana/apatía. Bueno, sólo a ratos, porqué el protagonismo que está cogiendo en mi día a día La Chica Del Ex-Novio Imaginario me está ayudando a llevar mejor la prolongada frustración que me genera La Chica Con Pelo De Chico.

Anoche estuve con la primera en el precioso concierto (again) de Aldous Harding. De hecho, antes estuvimos visitando a un compañero de trabajo que ha sido padre. Estoy convencido de que cuando nos fuimos debieron preguntarse si estamos juntos, como ya me preguntó semanas atrás otro compañero de curro; o como semanas atrás la novia polaca de otro chico del trabajo. Es cierto que últimamente hacemos muchas cosas juntos y estamos en contacto casi diario. Supongo que vivimos situaciones paralelas. Ella rompió con su novio de toda la vida hará cosa de año y medio o dos, y tuvo alguna historia que acabó mal, así que estamos igual: solos, aburridos, y con ganas de salir, entreternos y disfrutar de música en directo, y de canciones y grupos oscuros que nos vamos recomendando mútuamente. Me gusta, y aunque hay momentos que me parece que quizás yo a ella también, luego hay algo que me dice que el sentimiento no es recíproco. Tengo que encontrar el momento de sacarle el tema, pero no quiero que sea algo forzado. De todas maneras, me siento atípicamente desganado en temas carnales. El desgaste anímico, supongo. O el maldito invierno en otoño. Sí, eso también me pone de malísima hostia...






dimarts, 7 de novembre de 2017

vOMitO cORaZoNeS




El maldito frío ha llegado de golpe, casi sin avisar. Ocupa un lugar privilegiado en mi interminable lista de odios vitales. Eso, y la oscuridad a media tarde provocada por el estúpido, innecesario y contraproducente cambio de hora, que me hace gastar más luz (contrariamente a lo que nos quieren hacer creer). Odio esta época del año con todas mis fuerzas. Quizás sea por la convulsa realidad exterior, pero creo que también vivo convulsiones internas. La semana pasada, al salir de uno de los documentales del In-Edit, quedé con E-Rizada. Fuimos a tomar algo, y acabamos tomándonos el uno al otro. Creo que ambos sabemos que no es más que entretenimiento y parche de nuestras respectivas soledades, y prefiero que sea así. Estoy en fase de alerta 1 de ultraescepticismo emocional. Estoy harto de la eterna sensación de rechazo, básicamente. O de incompatibilidades temporales en el florecer de sentimientos.

También estoy muy activo en las salas de conciertos. Mañana vuelvo a ver a la deliciosa Aldous Harding. La semana pasada fui a Julie Byrne (me encantó!) con La Chica Del Ex-Novio Imaginario, y luego estuvimos tomando algo en el Psycho. Me gusta, es innegable. La deseo, es innegable. Ella no parece querer, es innegable. Tengo pendiente preguntarle el por qué, y necesito hacerlo. No sé si es simplemente que no le gusto y ya está, que no quiere volver a liarse con alguien del curro por una mala experiencia anterior que tuvo meses atrás, o si es porque sabe que yo sigo sin hacer limpio de La Chica Con Pelo De Chico. Estuve con ella en el concierto de Cala Vento y The Unfinished Sympathy. Y pasó lo que pasa siempre desde hace unos meses. Estamos genial, nos lo pasamos bien, pero ella lleva el freno de mano puesto y tiene miedo (pánico, diría) a dejarse llevar. Y yo me dejo llevar y no soy capaz de poner el freno de mano, porqué no quiero reprimir lo que siento por ella. Y estoy hasta las narices de esta historia de tempos disfuncionales.

Cuando la acabé dejando en el metro, me sentía tan frustrado que me fui a hacer una copa antes de irme a dormir. Y apareció revoloteando por allí una andaluza borracha, y me pudieron las ganas de venganza vital, cuando ni tan siquiera me gustaba en realidad. Tenía un punto divertido, sí, pero también una obsesión ridícula con su aspecto físico, y presumía de tener novio y amantes. No sé por qué narices me la traje a casa. Me puso nervioso su falta de respeto a los vecinos poniendo música alta, que yo bajaba inmediatamente. Y también que hiciera tantas preguntas sobre quién era o dónde trabajaba. Si quiero sexo de una noche, no necesito saber nada de la otra persona. Me jodió los minialtavoces que tan bien suenan al tirarlos al suelo torpemente. Y yo con La Chica Con Pelo De Chico aún en mi cabeza, y por mucho que me insistiera en quedarse y en las ganas que tenía, la acabé invitando a salir de mi cama, vestirse e irse de mi casa (no de malas maneras, pero sí con todas las ganas de quedarme solo). Me dio su teléfono, pero no tengo ninguna intención de llamarla. Que se quede con su novio y sus amantes, sean reales o inventados. Me sacó bastante de quicio su carácter impertinente y vanidoso, y suficiente tenía yo ya con lo mío como para aguantar mierdas ajenas. Fui el primer culpable de la situación porqué no debería haberle dicho de venir conmigo, y me jode caer en estas dinámicas vengativas, producto de la propia frustración. Pero ella no ayudó tampoco.

Siento rabia. Por todo. Porqué nunca nada me funciona en este ámbito. Por este sentimiento de incapacidad en la gestión de emociones. Harto de sentirme patito feo o bicho raro. Harto de que a todo el mundo le resulte todo tan fácil. Cansado de miedos ajenos y de fracasos propios. Hasta los huevos de corazones y sensibilidades que duelen. De rechazos que me ponen a la defensiva. Sólo tengo ganas de ser cínico y cagarme en el amor, por muchas canciones bonitas que se crucen por el camino.