dijous, 18 de gener de 2018

mOoDy




Ayer quedé con R-Ojos-Claros para la charla pendiente. Aclaramos dudas y ambigüedades tras la noche en que nos besamos meses atrás, y tras mi reciente noche con su amiga Stones Song. Fue una velada extremadamente agradable. Quedamos para una cerveza cuando salió del trabajo, y acabé metiéndome en la cama como a las 3:30h, y con punto etílico animado. Me la quiero un montón. De esas personas naturales, con chispa, y 'normales', si es que eso existe. Pero diáfana, con la que se puede hablar de todo, y que está dispuesta a dejarse liar fácil para vivir el momento, y hacer de una noche de martes otro momento único e irrepetible, aunque trabaje al día siguiente. Le debo un viernes. Medio en broma medio en serio me dijo que tenemos que acordar uno de esos pactos típicos de peli, y que si cuando llegue a los 40 no hemos encontrado a nadie, acabaremos juntos. Las respectivas conversaciones sobre nuestros fracasos amorosos son el contexto previo para entender esta afirmación, medio en broma medio en serio...

Aunque el japonés no me sentó del todo bien y me he levantado extrañamente en mitad de la noche, he despertado bastante bien, reactivado y positivo. Eso sí, he preferido anular mi cita para donar sangre, porque no me parecía que la mía estuviera hoy lo suficientemente pura como para donársela a nadie. He escrito a Stones Song, que ya tiene curro en Londres pero sigue buscando piso. Tras dudarlo un poco, también he escrito a La Chica Del Ex Novio Imaginario para ver cómo le iban los primeros días de vacaciones. Admito que en el fondo quería encontrar un día para quedar con ella antes de que se vaya a Italia la semana que viene, pero he preferido no ser yo quien lo propusiera. Ella tampoco lo ha hecho. Tras la noche de fin de año le dije que sobretodo quería que las cosas fueran espontáneas y no por compromiso, y desde entonces no me ha dicho de quedar ni una sola vez. Y admito que me escuece. Es como si al haber incidido en ello, las cosas hayan perdido naturalidad. Justo lo contrario de lo deseado. Incluso hay algún momento en que parece como si me evitara, y eso me duele. Si algo me gustaba de ella es la naturalidad con la que parecía tomarse las cosas. Y no soportaría que me empezara a tratar condicionada por el hecho de saber que me gusta. Me hace sentir que me trata como a un niño, y me toca bastante las narices esa sensación. Quizás sea sólo mi imaginación, qué sé yo. La verdad es que me ha trastocado bastante, y estoy con el ánimo muy cambiante. Algo dentro de mi me dice que esto va a ser imposible y que haría mejor en olvidarme de ella, pero no puedo. Ojalá pudiera trasplantarme el cerebro por otro menos activo y obstinado. Y encima no puedo parar de escuchar canciones melancólicas. Así no hay manera de quitarse esta hinchazón opresiva en el pecho.



dimarts, 16 de gener de 2018

tOdO a CieN




Soy tu criatura errónea, pero no puedo pedir perdón por ello. La vida es imperfecta, y yo también. Tú has sido criatura errónea antes, y quizás me puedas entender. Si es que hay algo que entender en la sinrazón del corazón. Nunca dos palabras tan parecidas han tenido significados tan opuestos. Puestos a significar, me gustaría ser ese verbo para ti. No importa si directo o indirecto, pero complemento imperfecto. Significar mucho más que un simple algo. Ser el alguien entre los álguienes. Sé que es mucho pedir, pero nada me impide hacerlo. De noche todo se acentúa, incluso las palabras sin tilde. Till the morning comes. Me embriaga la noche. O quizás seas tú. O un poco de ambas, perfecta combinación imperfecta. Tu primera imperfección es tu condición de ficción. Pero quiero imaginarte Antonio López o Alyssa Monks. Mi mayor ingenio es ser un ingenuo. Y una obra de ingeniería me haría falta para que no me faltes nunca más. Sufro, pero no sufras. Es una inversión a medio plazo. Espero no quedarme antes en números rojos pasión. Es la vida la que está en deuda conmigo, y pienso cobrármelo al contado y con intereses. O mejor cantada e interesante. Ya no sé qué decir o hacer para robarte el interés. O mejor un beso. Sólo eso. Qué menos que ponerle ese precio a todo este infierno de invierno. Fuego y nieve. ¿Quién gana a quién? No tengo ni idea, pero me pones como un bazar chino: todo a cien.


SbiLf




Ayer tuvimos una interesante charla mientras comíamos en el trabajo, sobre cuentas pendientes en la vida. Eso, y una nueva serie que estoy viendo ('SMILF', muy cómica y recomendable, sobre una madre soltera en Boston y sus peripecias para sobrevivir a una vida a la deriva; y con una buena banda sonora), me han reactivado, y me apetece recuperar las energías de los primeros días del año. Hoy me he comprado una pelota de baloncesto y por la tarde me he ido a un parque relativamente cercano de casa a recuperar esa antigua afición. Se me daba muy bien de pequeño, como también el fútbol. Pero como me rompí hará cosa ya de 3 o 4 años y no debería forzar la pierna chutando un balón, he optado por esta otra opción para volver a hacer algo de deporte regularmente. Camino mucho, bailo todo lo que puedo cuando salgo, y si se puede, de vez en cuando también follo. Pero no hago deporte como solía, y quiero reactivarme un poco. No me apuntaría a un gimnasio ni borracho (ya lo hice hace un montón de años y aguanté pocos días), y correr también me aburre bastante, pero intentaré ir ni que sea una vez por semana a trotar por algún parque, y otro a echar unos tiritos y dar 4 brincos. Siempre me ha gustado hacer deporte y competir, y la verdad es que me hace sentir bien, física y anímicamente.

La gran cuenta pendiente que me estoy planteando probar es la música. Aprender a tocar, me refiero. Tengo una guitarra y sé tocar de oído algunas cosillas que he ido aprendiendo de manera totalmente autodidacta, pero me gustaría aprender algo más ortodoxo, y saber si estoy tocando un DO, un RE o un SOL, o un poco de técnica que poder aplicar a textos propios, y a ver qué sale. Tengo que mirarlo con calma, porque la escuela a la que he ido hoy a preguntar al lado de casa es algo cara. Y hace un rato también me he apuntado a donar sangre. Creo que sólo lo he hecho una vez en la vida, hace un montón de años, en la facultad. Están haciendo una maratón de recogida de sangre, y me ha dado por ahí. Y ya de paso, sabré de una vez mi grupo sanguíneo, que desconozco por completo.

No sé si será la mierda esta del cambio de año y los nuevos propósitos y todas estas tonterías que luego duran 4 días. O quizás simplemente sea un intento de estar ocupado para no tener tanto tiempo libre para pensar en los vacíos y carencias que me hacen infeliz. Que la vida es una mierda ya lo sabemos todos. Pero al menos hay que intentar disimularlo o atenuarlo con cosas agradables que nos hagan olvidar esa circunstancia.



dissabte, 13 de gener de 2018

cuEStiÓn dE Fe




Hoy he pedido casa. Me he puesto mis elegantes zapatos nuevos, mis elegantes pantalones nuevos, y un jersey a rayas que ya tenía. 'Wrong Creatures' sonando en mis orejas, y paso firme. En parte, por la prisa habitual; en parte, por el frío. Aunque hacía sol y la luz era agradable y cálida. Llegaba muy tarde, pero me daba igual. He aprovechado el trayecto en bus para escribir 4 whatsapps y mirar 4 tuits, y he bajado al trote con la coraza de mi escepticismo. Saludos en la puerta, reconocimiento digital, y picar al ascensor. Alguien lo había cogido y había subido hasta el segundo piso, y me he cagado un poco en el susodicho anónimo, porque ya iba tarde. En ningún momento me he planteado subir por la escalera. Al instante, se ha abierto la puerta automática de la calle y he escuchado un "bon dia" muy familiar. Me he girado, y era La Chica Del Ex Novio Imaginario, que también llegaba tarde. Me ha sonreído y se ha dirigido hacia mi para darme un abrazo, al que he respondido con un beso espontáneo. Creo que nunca soy lo suficiente cálido o intenso cuando la abrazo, y no sé por qué. Mi lenguaje gestual dice justo todo lo contrario de lo que siento por dentro. Ese abrazo y esa breve charla en el ascensor han desafiado todo mi ayer oscuro y mi desánimo. No es que haya cambiado nada, pero su sola presencia me ilumina. Y me siento incapaz de sentir algo malo hacia ella. Al menos, hasta el día de hoy. Soy incapaz de explicar el por qué me genera todo lo que me genera. Pero me lo genera. Intento llevarlo todo lo bien que puedo, e incluso a veces lo consigo. Pero el ardor me supera en otros momentos. Is this desire?, que cantaba la musa. Una pregunta retórica, porque sé perfectamente la respuesta. Lucho con todas mis fuerzas contra mis demonios pasados para no repetir errores pretéritos. Y me agarro a la carta de la naturalidad, aunque admito que a veces me puede el ansia. No es el camino, lo sé. Sé perfectamente que cuando más seduzco es cuando menos me preocupo por hacerlo. Es curioso como a veces da miedo perder lo que todavía no tienes. Y por si la que me ejerzo yo mismo fuera poca, supongo que las esperanzas de algún amigo común por vernos juntos, añaden todavía más presión al asunto. Las escasas posibilidades de que esto acabe bien pasan por mi autocontrol y la mayor de las paciencias. Dos puntos débiles, ciertamente. Las ganas y la esperanza siempre le pueden al cerebro. Esto es un combate de pesos pesados entre deseo y razón. Y yo lo apuesto todo al primero, aunque sepa perfectamente que tengo todas las de perder.






divendres, 12 de gener de 2018

cRiATuRaS eRRóNeaS



Hace frío y está oscuro. Resuenan cadenas, y se oye "uuuuuhhhhh!! uuuuuhhhh!!". El monstruo ha abierto un ojo, y está pensando despertar. Puede sentir el miedo de los demás. El asco, incluso. No te quieren, no te quieren, tú eres distinto. Te tratan como a un niño. Como si el estúpido fueras tú. El pobrecito. Te repugna su condescendencia. Sólo quieres normalidad. Naturalidad. Valor. Pero sólo hay cobardía allí donde existe el miedo. La soledad se alimenta del desprecio o el rechazo ajenos. O también de prejuicios. Hace frío y está oscuro. Pero suena una canción, que parece arreglarlo todo por momentos. ¿Te imaginas que todo se arreglara? ¿Que el mundo fuera un lugar agradable, y las personas se relacionaran de forma espontánea, fluida y fácil? ¿Para qué hacerlo difícil? ¿Por qué ignorar pudiendo intercambiar amor? Amor, eterna fantasía. Amor, eterna demagogia. Amor, eterna invención. El dolor es lo único real. El vacío, el hogar. Y las vísceras, siguen en el suelo sin fregar. Lo haría yo, pero lo dejaría todo perdido de sangre. Como el pez que se muerde la cola. ¿Qué estúpido pez querría morderse la cola? ¿Más estupideces? Comprarse ropa como patético intento de mutar de piel y personalidad. No hay pantalones ni camisas que vistan este desastre. No hay sexo fugaz que apague este fuego. No me da la gana que nadie me robe mi derecho a estar triste. Ni tampoco a estar feliz. Mi tristeza y mi felicidad son mías, y no quiero compartirlas con nadie. No quiero compartir nada con nadie nunca más. Rostro inexpresivo, coraza desplegada. Reabrir el búnker, y esperar a que pase la tormenta. Me quedaría en la cama para siempre y no saldría nunca más. Hace frío y está oscuro. Y encima es viernes. Ojalá me ponga enfermo. Todavía más.




dijous, 11 de gener de 2018

sÁLvaMe, KiM dEaL




Ha vuelto la rutina laboral, y con ella la sensación de soledad y de no preocuparle a nadie. Entre semana todo el mundo está ocupado, te dicen de quedar la semana siguiente, y cuando llega, tampoco pueden. Si tú no llamas, los demás no lo hacen, y los días pasan idénticos, uno detrás de otro. El martes lo llevé fatal; hoy he estado ocupado y ha sido algo mejor. El lunes hablé con Stones Song y le dije de quedar antes de irse a Londres, pero iba de culo haciendo cajas y quedamos en vernos cuando vuelva de visita. Eso puede ser de aquí a un mes, o de aquí a cuatro. R-Ojos-Claros estaba com gripe y todavía no hemos podido quedar para la charla pendiente. M-Pop y E-Rizada me dijeron la semana pasada de quedar ésta, y seguimos sin vernos. Y E-Platónica se iba hoy a Londres por curro, y hemos dicho de hablar la semana que viene. Ayer, ya harto, me declaré en huelga de teléfonos caídos. Quien quiera verme, ya sabe donde estoy. Me fui a ver un documental de Bowie, pasé de contestar whatsapps, y me fui a casa a ver The Fall y otro documental del 1 de octubre que volvió a sacarme lágrimas de impotencia e incredulidad mientras decía "qué hijos de puta" a los animales con porra que salían en pantalla. Hoy he ido a una presentación al mediodía, ha venido L-de-Lesbiana a casa por la tarde, y también me ha escrito La Chica Del Ex Novio Imaginario, tras 3 días de silencio y dejar espacio por mi parte. Me ha gustado que haya escrito, aunque no ha contestado mi respuesta posterior. Quizás no debería haberle dicho de ir al cine de manera tan directa, pero no me gusta reprimir mi naturalidad. Tampoco me quiero agobiar por todo ello. Igual que yo muchas veces paso de whatsapps hasta horas o el día después, ella también tiene derecho a hacer lo mismo. No quiero caer en la esclavitud y las estúpidas angustias de las malditas redes sociales. No nos damos cuenta realmente del mal que nos están haciendo a todos, en forma de control constante de nuestros movimientos, de voyeurismo hacia los de los demás, y de montarnos películas en la cabeza y volvernos locos todos, de pies a ego. Estoy en fase sociable y necesito hacer cosas, y hablar con gente. Necesito conversaciones etílico-filosóficas sobre la vida. Necesito estímulos. Necesito sentir que me pasan cosas. Y estoy cansado de puertas que se abren y se cierran tan rápido, y de días grises, y de sentirme tan prescindible. Soy demasiado dependiente para ser tan independiente...


  

diumenge, 7 de gener de 2018

biZaRRe loVe tRiANgLe



Ha sido un inusual sábado festivo para mi. No tan inusual la resaca de otra noche intensa. Días en que la vida parece ralentizarse, entre ducha, cocina, sofá, series, películas, soledad agradable, reflexiones internas, mensajes externos y tranquilas canciones de jazz. Todo está siendo muy intenso últimamente, y eso me gusta, aunque haya momentos de todo. También de pena o soledad. No me gusta la rutina. No me gustan esos ciclos en que parece que no pase nada, y en que parece que la vida se reduzca a cumplir obligaciones laborales y ver cómo pasan los días, sin emociones ni personas que los hagan especiales o mágicos. Cuando la vida pierde el componente emocional deja de ser vida. Y cuando consigues poner la razón al servicio de la búsqueda de esas emociones intensas, entonces quizás estés empezando a encontrar cierta madurez o lucidez vital. Últimamente parece que estoy consiguiendo destellos de eso, aunque me siga resultando complicado controlar mi esencia desbocada a veces. Pero en los momentos que lo logras, es como si consiguieras tomar las riendas de tu propio destino. Aunque haya muchas interferencias externas y cosas que nunca podrás controlar.

Han sido días intensos. He quedado para tomar una copa, para hacer unas tapas y cervezas, para hacer el vermut y comer disfrutando de este extraño paréntesis primaveral en invierno, o para salir de noche. He escrito a gente con la que supongo que nos iremos viendo en las próximas semanas. He intentado salir de mi propia burbuja e interesarme por gente de mi entorno, y también ha pasado justo lo contrario. Será eso que dicen del karma y las energías. Me siento bastante positivo, dentro de todo. Al menos en actitud y voluntad. Quizás sea una manera de autoprotegerme de mis espirales obsesivas de pensar demasiado hacia adentro. O de sentir que aprovecho el tiempo, y que soy capaz de hacer mi vida independientemente de éxitos y fracasos emocionales. Mi propia independencia. Supongo que estoy luchando por ella. Como un tesoro que conquistar para aprender a amar sin dependencias. Uno de mis grandes defectos. Complétate a ti mismo primero, y luego podrás buscar a alguien igual de completo que tú con quien encontrar espacios comunes para compartir vivencias y experiencias. El amor perfecto, si existiera la perfección humana.

Anoche quedé con R-Ojos-Claros y Stones Song. Habían cenado con amigos suyos a 5 minutos de mi casa y me uní cuando acababan. Bajamos al centro a encontrarnos con otros amigos suyos, de aquí y de Estados Unidos. Estuvimos en el Beirut, en el Manchester (sí, voy mucho últimamente) y acabamos otra vez en el Karma. Aunque esta vez tocó pagar. Cosas de los sábados noche que no suelo frecuentar. Conversaciones, bailes, risas... lo de siempre. Una de las amigas nos dijo al Trío Terremoto si no le estábamos dando demasiada caña al alcohol. Le dijimos que lo normal, pero en realidad tenía razón. Anoche bebimos bastante. Me pareció ver caballos salvajes corriendo desbocados por la sala. Y aunque las canciones ya resultaban algo rutinarias, había algo que se salía de toda rutina.

Stones Song había vuelto a caer estos días con el cretino que no le hace ni caso. No le hizo caso, una vez más. Y le volví a decir que ese tipo era un cretino y que no le entendía. Le di un beso en la mejilla de esos que salen de dentro. Firme, expresivo, sincero. Me lo devolvió con uno de esos besos que rozan labios, o incluso los tocan parcialmente. En ese momento todavía no me di cuenta, y no le di mayor importancia. Estaba preciosa anoche. Como siempre, pero resaltada por un bonito escote de tirantes al que fui capaz de sucumbir sin miradas disimuladas de las que roban fotogramas de deseo oculto. Es curioso lo efectivo que resulta no autopresionarte ni obsesionarte cuando deseas a alguien. La teórica tranquilidad, o ese no darle mayor importancia a esa posibilidad, acaba siendo sexy. Me reconoció que estos días ha tenido tentaciones de quedarse y no volver a Londres. Teóricamente se vuelve el martes.

Entre bailes, planes a tres para ir al Vida con el grupo de gente del año pasado, copas, chupitos y cervezas, nos quedamos solos los tres y otro chico que no sé exactamente si era amigo suyo o uno de rebote. Y no recuerdo con precisión cómo fue ni qué canción sonaba en ese momento, pero nos besamos. Uno de esos besos fugaces, instintivos, que esconden muchas noches de deseo recíproco. No tenía del todo claro que lo hubiera por su parte, pero estaba reprimido por este extraño triángulo de amor bizarro. Hace unos días, un mensaje de R-Ojos-Claros me hizo intuir que lo habían hablado entre ellas, como si le hubiera dado vía libre viendo que lo que pasó una noche de hace unos meses no iba a dar más de sí. Y anoche esta intuición cobró más fuerza, cuando Stones Song y yo dimos continuidad a ese primer beso fugaz con otros tantos, en una sala vacía y ante R-Ojos-Claros y el cuarto hombre.

Al cabo de un rato cerraban, salí con Stones Song, y nos reunimos con R-Ojos-Claros y el otro chico, que estaban fuera. Estuvimos hablando un rato, y en un momento dado, R-Ojos-Claros se me acercó sonriendo a unos pocos centímetros de mi cara, y me dijo que yo era una de las mejores cosas que le había pasado últimamente. Lo decía muy sinceramente, como queriendo liberar algo que tenía escondido y no me había verbalizado hasta ahora. La abracé, le di un beso sincero en la mejilla, y le dije que ella también era especial para mi. Las dos han sido un soplo de aire fresco y espontaneidad en una época oscura para mi sentimentalmente hablando. También le expresé algo que pienso desde hace tiempo: le debo una explicación. O quizás nos la debemos mútuamente, porque nunca hemos hablado abiertamente de lo que pasó mese atrás en la noche a la que me refería en el párrafo anterior. Posiblemente quedemos mañana por la noche, cuando yo salga de trabajar.

Aunque todavía hubo algún último beso furtivo, Stones Song prefirió dejarlo allí, y nos fuimos cada uno por su lado, ellas en un taxi y yo caminando hasta el metro. Los mensajes a tres bandas se han sucedido desde anoche. El resumen vendría a ser que R-Ojos-Claros y yo tenemos que hablar, que espero no haberle hecho daño a nadie, que dice que le he hecho más bien que mal, que Stones Song se lo pasó genial pero prefiere dejarlo aquí porque no es el momento, y que me gustaría verla antes de que se vaya. Puro dEsoRdEn. Y aunque todo sea complicado, prefiero que sea así a que no me pase nada. Quiero ser totalmente transparente y sincero con ellas, porque me gusta ir de cara en estos temas en que se mezclan deseos, instintos y sentimientos. Creo que cuando anoche le dije a R-Ojos-Claros que he tenido una doble decepción emocional en los últimos meses me malinterpretó y creyó que me refería a ellas. Pero independientemente de que lo haya hecho mejor o peor, o que desconozco cómo reaccionará cuando sepa la historia completa, no soy de mentir o azucarar historias. Por supuesto que se puede ser delicado y cuidadoso a la hora de contarlo, pero lo que hay es lo que hay. Y creo que es justo ser honesto.

¿El destino ha querido ponerme también a mi al otro lado del tablero justo ahora? El día también ha dado para pensar en La Chica Del Ex-Novio Imaginario. Lo hago cada día. Pero hoy ha sido con más serenidad. De hecho, cuando nos vimos el viernes en el trabajo también lo llevé con buena mano. Esta semana hemos tenido alguna conversación sobre nosotros por whatsapp, y le volví a decir abiertamente todo lo que me hace sentir. No tenía muy claro cómo lo habría asimilado, pero me pareció que lo ha hecho como siempre: con naturalidad, con firmeza, con empatía... no parece afectarle en nuestra relación, ni para bien ni para mal. No la veo incómoda, pero tampoco la veo más predispuesta. La historia con Stones Song me demuestra que las apariencias engañan, y que cuando sientes y transmites seguridad, incluso las montañas que parecen más inaccesibles pueden ser conquistadas. Y supongo que me agarro a eso para seguir convencido de que puedo darle un vuelco a esta historia, si soy capaz de tener paciencia y seguir esforzándome por sacar mi mejor versión. Quizás sea ingenuo, pero estoy harto de "y sis". Quien no se atreve, no merece.

La vida es increíblemente compleja, pero tiene momentos de brillo cuando conseguimos satisfacer nuestros deseos, anhelos y pasiones. Y también es muy oscura y tortuosa cuando no lo conseguimos. Yo sigo dando tumbos entre un lado y otro, disfrutando y sufriendo a partes iguales. Por muchos vacíos, carencias y decepciones, creo que si muriese mañana lo haría con la certeza de que he vivido intensamente, y he experimentado multitud de situaciones, relaciones y emociones. Me gustaría creer que lo mejor está por llegar, porque por momentos tengo la sensación de estar aprendiendo mucho sobre mi y mi manera de relacionarme con mi entorno. Y sería hora de aplicar todas estas experiencias y empezar a combinar con precisión razón y emoción, para tener la sensación de cierto control, dentro de mi dEsoRdEn. La esencia no hay que perderla nunca...




dilluns, 1 de gener de 2018

cOLoUR Me gOOd




2018, que se dice pronto. Es increíble cómo se acelera el paso del tiempo conforme pasan los años. Como si alguien le hubiera dado al botón de Fast Forward, o le hubiera aumentado el pitch. Ya hace tiempo que dejó de hacerme ilusión la noche de Fin de Año, o los supuestos cambios que iba a comportar el cambio de dígito. Hubo un tiempo en que era una noche mágica. Parecía que ibas a conocer a la persona de tu vida y que todos tus vacíos iban a desaparecer esa noche. Que todo iba a cambiar, por arte de magia. Pero con el tiempo aprendes que nada pasa porque sí, y que si quieres cambios, te los tienes que cocinar tú mismo. En cualquier fecha y a cualquier hora. Internos o externos. Transcendentes o triviales. La capacidad de cambiar es inherente a uno mismo. Y hay quien se atreve a usarla, y hay quien no. Yo tengo muchos miedos, pero ya no me da vértigo ese vértigo. 

2017 acabó intenso y 2018 ha empezado aparentemente bien. El jueves salí con R-Ojos Claros y Stones Song, que ha vuelto unos días de Londres. En principio la idea era sólo ir a cenar, pero hicimos una primera copa que llevó a todas las demás. Manchester, Sidecar, Marula y Karma. Me divertí mucho. Es curiosa la energía que se genera cuando nos juntamos los tres. Liante llama a liante, y la noche se acelera. Me encanta esa sensación, y esa bruma que difumina la realidad y te hace entrar en otra dimensión, donde todo es caos, libertad e instintos primarios. Soy realmente feliz en ese momento. Una chica colocadísima se me puso a bailar, casi me muerde, y me pegó un arañazo en el brazo que me hizo herida y sangre. Al cabo de un rato se pegó un hostión y quedó un momento en el suelo, pero se pudo levantar. Muy loco.

El viernes mi idea era quedarme en casa perreando en el sofá y viendo una serie, pero me engañaron para hacer una cerveza en diSoRdErLand. La idea era algo tranquilo cerca de casa y a dormir. Pero la primera copa llevó a todas las demás, y casi sin darme cuenta, estábamos en un taxi camino del centro. Quizás por ese sexto sentido femenino que capta tu mayor o menor actividad sexual reciente, o quizás porque me sentía realmente liberado, tenía el sex-appeal subido. Bailé y hablé con una chica morena de pelo rizado, y luego con una muy mona con gafas que bailaba dando saltos de una manera muy graciosa y enérgica. Curiosamente también estaba pasando unos días por aquí aunque vive en Londres, y cuando sonó la canción de los Pixies que sus amigos querían escuchar, me dijo que se tenía que ir. Me dio varios picos, y me dijo que lo sentía, y que tenía novio y amante. Tengo un imán para las locas, pero me encantan. Un rato después, se me cruzó en el camino otra chica morena mayor que yo, y nos pusimos a bailar. También casi sin darme cuenta, nos estábamos besando apasionadamente mientras bailábamos. Perdí completamente la noción del tiempo disfrutando del momento, y cuando ya casi cerraban la sala, vino la morena rizada del inicio a darnos las buenas noches y a decirle a D-Fogosa que si en la cama yo era como bailaba, se lo iba a pasar bien. Reí y flipé a partes iguales. El amigo de D-Fogosa iba fatal y ella optó por acompañarlo. Nos dimos los teléfonos, y al día siguiente me escribió. Supongo que nos veremos esta semana.

El sábado volvió el día de la marmota. Intención de no hacer nada más que sofá y serie, el mismo colega me dijo de repetir cerveza en el mismo local del barrio, y yo me envalentoné y empecé a liar a más gente. Volvimos al mismo sitio, bebimos, bailamos, reímos, me encontré con compañeros de profesión y conocimos a unas chicas que se nos acoplaron. Me cambié el teléfono con una rubia que atraía bastante la atención masculina, pero la verdad es que fue más un acto reflejo que un interés real. A veces hago cosas instintivamente cuando estoy desbocado y espontáneo. Volvimos al mismo local del centro de la noche anterior, bailé muy arrambado con una chica preciosa que luego resultó que tenía novio allí, luego con otra loquísima mayor que yo, pero la verdad es que noté el cansancio acumulado. Aunque acabamos volviendo a casa caminando.

Ayer estaba destrozado, y ni la siesta ni las duchas lograron recuperarme. Cené e hice las campanadas con mis padres, y luego improvisé una salida con intención tranquila. Cuando iba hacia casa de mis padres me entró la nostalgia típica de esa noche, y pensé que me gustaría pasarla con La Chica Del Ex-Novio Imaginario. Por la tarde le escribí felicitándole el año a mi manera, y no me había respondido. Lo hizo poco antes de las campanadas, y me dijo que había venido a la ciudad con una amiga suya que también conozco, y quedamos en hablar más tarde. Quedé con A-Cocinero y con L la Loca y unos amigos suyos mexicanos en el Manchester. Ella y sus amigos se fueron, y nosotros fuimos a una fiesta secreta que había justo al lado, en un local escondido donde había que dar una contraseña. El local era muy profundo por dentro y estaba lleno, pero era música electrónica. Estando en el Manchester, me escribió La Chica Del Ex-Novio Imaginario diciéndome que estaban en el Sidecar, así que a eso de las 4h nos fuimos para allí. Tras buscarla abajo, me dijo que estaban arriba, y al fin nos encontramos. A veces cuando deseas una cosa muy fuerte acaba sucediendo. Y mientras hablábamos hoy por whatsapp he decidido que voy a seguir deseando muy fuerte, porque tengo clarísimo que es lo que quiero y con quién. Estuvimos charlando, haciendo una copa, y me reconoció que había tenido un chof anímico el día anterior. La soledad que yo ya había percibido y pronosticado. Vi clarísimo que estamos en el mismo punto vital, y que podemos ser la solución recíproca a nuestros vacíos. Sé perfectamente que ella no me mira como la miro yo a ella, pero me vino un subidón de energía y ganas de seguir luchando para cambiar la situación. No depende sólo de mi, claro. Pero lo que dependa de mi, voy a lucharlo a mordiscos. Le he dicho de buscar un día para cenar esta semana. Siento muchas cosas que quiero decirle y que se me caen de la boca. Yo y mi impaciencia apasionada.

Y a todo esto, ayer escribí a La Chica Con Pelo De Chico tras muchas semanas sin hacerlo. Le deseé buen año, y le dije abiertamente que había estado evitándola porque necesitaba tiempo y espacio. Me dijo que ya lo había notado y que había optado por respetarlo y no decirme ella nada tampoco, y se disculpó por haber hecho mal algunas cosas. Me insistió que sigo siendo una persona especial para ella y que no quiere perderme, y hoy le he contestado que eso es algo recíproco y que seguramente en un futuro no muy lejano podremos reencontrarnos. Ahora prefiero no hacerlo. Necesito seguir digeriendo nuestra historia de amargo final, y no quiero interferencias negativas en esta espiral de energía positiva y estímulo que me genera La Chica Del Ex-Novio Imaginario. 

2018 ha empezado con un día cálido y soleado, y yo sintiéndome sereno, positivo y decidido. Pero no voy a desear que eso sea señal de nada. Por muchas cosas que no podamos controlar, el timón de nuestras vidas y la actitud y predisposición para cambiar las cosas depende de nosotros mismos. Sólo hay que atreverse a cogerlo, y a decidir por uno mismo. Si quieres el respeto de los demás, primero gánate el propio sin dependencias externas.


PD: Aparte de este grupazo que descubrí el penúltimo día del año, hay unas cuantas canciones más que quería compartir, como cada año. Las dejo aquí debajo, o justo en la columna de la derecha --------------------------------->



dijous, 28 de desembre de 2017

NadA




Será por lo deprimente de estas fechas. Por el frío. Por el vértigo que provoca el vertiginoso paso del tiempo. O porque nunca nada sale como uno quisiera. Pero estoy particularmente negativo estos días. Me siento encerrado en una espiral de despropósitos y soledad, totalmente a la deriva, y mi único gran estímulo es alguien que no tiene interés en mi. Al menos no en el mismo grado. Me dan ganas de no salir de casa, o justo todo lo contrario: largarme bien lejos, donde nadie me echaría de menos. Siento ese cosquilleo en el pecho que oprime. Una angustia interna que corroe por dentro, y que lleva a hacer cosas sin sentido. Y encerrarte en tu propia mierda, y revolverte en ella. Empiezo a no tener ganas de nada. Me siento agotado. Anímicamente colapsado. Como un animal herido que lleva tiempo desangrándose poco a poco, y que empieza a flaquear. Fracasado y perdedor. Cambiaría todos mis supuestos logros laborales por equilibrio interno y autorealización emocional. Todo el sexo vacío por sentir amor verdadero y recíproco. Eso sí que debe de ser la rehostia.




dimecres, 27 de desembre de 2017

bAtaLLaS iNteRNaS




Por fortuna, ya ha pasado la navidad, fecha donde la gilipollez integral de la sociedad se multiplica por 1000. Y en mi caso, las celebraciones familiares se han limitado exclusivamente a una cena y una comida con mis padres. Una navidad honesta, porque tengo cero contacto con el resto de mi familia durante el año, salvo algún mensajillo de facebook. Una herramienta útil para calmar conciencias, o enviar felicitaciones a gente a la que no verás ni por la que te interesarás ni una sola vez en los próximos 365 días. La vida es así de triste, y el ser humano es así de hipócrita. Nada nuevo bajo el sol.

Anoche salí y besé a una chica casada y con un hijo a la que conocimos en la fiesta 90's a la que fuimos. Cuando me lo dijo tuve claro que no debía traspasar los límites permitidos, pero aunque me fui a bailar y charlar con otras, no paró de venir a buscarme, y bailar cada vez más arrambada, y decirme todo el rato que hacía un año que no estaba bien con su marido y que lo iba a dejar en breve. No me justifico, ni mucho menos. Me hago cargo plenamente de mi corresponsabilidad al 50%. Pero tampoco me siento culpable en absoluto. No me gusta reprimir mis instintos, soy libre, y si me buscan, me acaban encontrando. Lo pasamos bien, lo dejamos ahí, y prefirió no intercambiarnos teléfonos para evitar tentaciones. Lo encontré perfectamente comprensible, y lo acepté sin ningún problema. Tampoco yo quería nada más allá de ese momento de diversión puntual y recarga de ego.

En la fiesta había muchos nostálgicos dos décadas más viejos, musicón del que hace perder la cabeza, y ganas de olvidar estas fechas tan deprimentes divirtiéndote sin pensar. Y también de olvidar la realidad emocional, claro. Es curioso el proceso de las decepciones amorosas: negación, desesperación, asunción, escepticismo y cinismo. Llega un punto en que te la suda todo, y vas por el mundo sin pensar en absoluto en los que te rodean. Es una especie de venganza colectiva a todos tus rechazos. Y no es que me guste comportarme así, pero acabo cayendo inconscientemente. Es una reacción instintiva, visceral, incluso algo infantil. Pero totalmente comprensible. No me culpo por ello, aunque cuando mi mente se sitúa en momentos de más frialdad racional y cierta lucidez, reacciono rebelándome y queriendo actuar mejor, y ser mejor persona, y más amable, y más encantador, y más empático... como si la mejor venganza posible fuera hacerte aún mejor a ti mismo para que quien te haya rechazado se pierda todo eso. Evidentemente, al final de lo que se trata es de evolucionar y crecer y ser mejor persona para uno mismo. Y, por extensión, para los que te rodean y te aprecian. Pero cuando el rechazo es recurrente te lo acabas tomando como algo personal. Y si encima eres orgulloso, es fácil caer en sentimientos vengativos.

Hoy he pensado en este año, a niveles sentimentales. El año en que La Chica Con Pelo De Chico me ha perdido. Porque ya he dejado de sentir que era yo quien la estaba perdiendo a ella. Ha sido la persona más importante y especial de mi vida en los dos últimos años, sin duda. Celebro haberla conocido, y haber vivido todo lo que hemos vivido, y haber pasado por todas las situaciones que hemos vivido. Buenas y malas. La sigo apreciando, y quizás en un tiempo no muy lejano sea capaz de recuperar el contacto. Pero ahora mismo no la echo de menos. Pensando fríamente, hay muchas cosas de ella que me han decepcionado mucho. Y por la manera en que me ha tratado en momentos puntuales, no merece que siga sufriendo por ella. Me jode su inacción en estos últimos meses, y que no haya movido un dedo para intentar salvar esta relación que se iba al garete. Y su falta total de interés por mi desde que acabó el verano. Pero también es bueno ver la realidad tal como es. A las personas se las ve cómo son realmente en los malos momentos. Y ella ha suspendido en esta circunstancia.

Y también he pensado en La Chica Del Ex Novio Imaginario. Me gusta muchísimo, y no me escondo. Le regalé una entrada para ir juntos a ver a Angel Olsen, y le encantó y me dijo que no se lo esperaba. Y hoy pensaba en invitarle a desafiar sus prejuicios, y a ser valiente, y a ayudarme a derribar ese muro que ha levantado entre los dos. Pero tampoco quiero hacerlo y que parezca que la estoy presionando, o que estoy forzando las cosas. Mi impaciencia eterna me lleva siempre a querer acelerar el proceso natural de las cosas, y eso me acaba perjudicando. Pero es que la deseo tan fuerte que los días se me hacen eternos sin sentir que avanzo algo. Siempre he sido una persona muy intuitiva y empática, y percibo perfectamente que se siente sola, y que querría encontrar a alguien especial. A veces me pregunto si yo no lo soy, o es sólo que no sé venderme suficientemente bien, por mis propias inseguridades o por falta de vanidad. O quizás todo se reduzca a que debería conseguir de una vez no pensar tanto, ni darle tantas vueltas a la cabeza, y dejar que las cosas pasen cuando tengan que pasar. Si es que tienen que pasar...