dimecres, 18 d’abril de 2018

cOMpaÑeRoS dE AbuRRiMieNtO




Ha hecho un día espectacular, y quizás tomar el sol en bañador en la azotea haya calmado a la bestia. Se estaba de maravilla, y hasta he cogido algo de color. Me he rapado, y he dudado si rebajarme la barba, pero me ha dado pereza. Cada vez que subo a la azotea, me dan ganas de llenarla de vida invitando a gente, como la comida que monté hace un par de semanas con compañeros del curro. La verdad es que tenemos suerte, porqué el ambiente que tenemos en nuestro turno de fin de semana está muy bien. Somos menos, hay mucha gente de edades y visiones vitales afines, y eso hace que también nos relacionemos fuera del trabajo. También ir a la contra de todo el mundo facilita esta relación extralaboral, claro. No es tan fácil encontrar a gente para hacer planes entre semana...

También he leído un rato el libro de Los Planetas que me llegó ayer, y les he puesto un rato. Estoy muy planetario estas últimas semanas. Y sí, sigo poniendo CDs y vinilos, como resistiéndome a la tiranía de la era de las nuevas tecnologías y Spotify. Me he abierto una cuenta de Netflix para probar el mes gratuito, y luego ya decidiré qué hago. Quizás si engaño a alguien más para compartirlo y que salga más barato, me inscribo. Por una parte, me apetece, para poder ver algunas series pendientes; y por la otra, no me apetece, por no caer en esa dinámica de la que había escapado hasta no hace tanto. Las series son muy adictivas, y son un elemento de distracción más para ocuparnos mucho tiempo y que no lo dediquemos a pensar y reflexionar sobre la perversa realidad que nos ha tocado vivir. Esta noche lo hablábamos con L-de-Lesbiana, un poco siguiendo lo que ya había escrito aquí recientemente: la sociedad está generando cada vez más individuos alienados o limitados a falsos círculos de amistades ("Compañeros de aburrimiento", creo que lo ha definido. Me ha gustado esa definición, aunque sea negativa y triste), con problemas de relacionarse en la vida real, y obsesionados por esos aparadores superficiales de exhibicionismo y voyeurismo que son las redes sociales. Empecé el viernes pasado en el curro un curso de redes, y uno de los conceptos que nos explicaron el primer día fue el de la inteligencia digital. Celebro haber vivido antes de toda esta 'revolución' que nos está cambiando la vida cotidiana (para bien y para mal), porque te ayuda a coger perspectiva, a relativizar muchas cosas, y a resistirte a perder según qué maneras de hacer, naturales y cara a cara. Precisamente estoy viendo 'Black Mirror' en estos primeros días de Netflix, y lo que puede parecer ciencia ficción será realidad de aquí a cuatro días. El ser humano se va a la mierda...

Mira que siempre he sido muy de ir a la mía y de hacer cosas solo, pero cada vez necesito más el contacto humano. Quizás por rebeldía ante todo eso que explicaba antes; quizás porque paso mucho tiempo solo entre semana; quizás porque echo en falta esas relaciones más directas, íntimas, humanas... sea para hablar de cosas más 'profundas', sea para hablar de chorradas cotidianas. Pero echo de menos la comunicación, y la química con otras personas. Necesito aire fresco, nuevas historias, nuevas caras... o solidificar y remodelar algunas recientes. Mañana he quedado con La Chica Con Pelo De Chico cuando salga del curro. Desde que me distancié un tiempo y conseguí cambiar el chip con ella nos hemos vuelto a acercar. Aunque, curiosamente, tengamos menos contacto. No es tanto una cuestión de cantidad o frecuencia, sino de frescura y ganas cada vez que nos vemos. Quizás debería aplicar la misma fórmula con La Chica Del Ex Novio Imaginario, pero me cuesta contenerme. Le he dicho de irnos el jueves a la playa a aprovechar este sol tan magnífico, y hacer el aperitivo o comer un arrocito. A ver qué me dice... está pendiente de un piso a 5-10 minutos de mi casa, y eso sería genial. Primero, sinceramente creo que sería bueno para ella salir de su ciudad y de su entorno familiar. Y, no lo niego, me gustaría tenerla cerca para poder hacer más cosas juntos. Supongo que es una microscópica esperanza de que algo cambie, aunque sepa perfectamente que eso parece casi imposible ahora mismo. Pero siento un deseo tan enorme... que quizás me esté traicionando a mi mismo. Difícil de controlar. Francamente difícil...



dimarts, 17 d’abril de 2018

SpeEdbaLL



Mirar-te és una dolça tortura. No puc deixar de fer-ho encara que segurament em convindria. 'Speedball', acabo d'aprendre que es diu així. "Què puc fer, si no puc fer-hi res?", em canta just ara mateix qui et va fer plorar 4 mesos enrere en aquell concert que vam gaudir plegats. Un de molts. Voldria anar-me'n de viatge per tots els racons del teu cos. Voldria recórrer de dalt a baix tots els racons del teu cervell. Tastar tots els teus sabors. També els amargs, per gaudir-ne millor els dolços. Descobrir la teva fòrmula secreta i activar la manera que em veiessis igual. Que em SENTISSIS igual. Sentir-te és una dolça tortura. Te m'has fotut a dins, i no és cap capítol de 'Black Mirror'. Tenir-te dins és una dolça tortura. Tot és una merda, però és la més bonica de totes les merdes. No em demanis romanticisme ara mateix, perquè la vida intenta treure-me'l a hòsties. I tinc l'ànima plena de blaus. Però tu per a mi ets vermella, que és el color de la meva sang, que brilla quan et tinc a prop. M'il·lumines, encara que em portis a la foscor. Haver-te conegut ha estat una sort, bona o dolenta segons el moment. M'agrades i no et suporto, segons les circumstàncies. Però em sento incapaç de desitjar-te res dolent. Ni puc, ni vull. Et mereixes coses bones, i m'agradaria ser-ho en algun moment. Vull mereixe'ns algun dia. Desitjar-ho és una dolça i lenta tortura.




dijous, 12 d’abril de 2018

sI eSTá biEn




Escuchar demasiado a Jota no es buena señal. Si al menos tuviera un Dr. Osmond para remontarme angélico... "Y si todo va tan bien, ¿por qué este dolor que siento? Y si todo va tan bien, si todo es tan sencillo, ¿por qué este vacío que siento?". Quizás sea que no todo va tan bien. O, directamente, que todo va muy mal. Por fuera, y también por dentro. Alrededor todo es gris y deprimente. Todos son grises y deprimentes. Insatisfacción Permanente. Siempre a la contra, intentando remontar. Esperas demasiado. El mayor error es esperar. ¿Cómo puede uno ser tan independiente y depender tanto de los demás? ¿Cómo pueden pasar los años y seguir con la misma sensación de vida incompleta? De deriva. Todo es absurdo. Un sinsentido. Un ir dando tumbos, sin rumbo alguno. ¿A quién pretendes salvar, si ni tan siquiera sabes salvarte a ti mismo? Me duelo, y no sé cómo curarme. Me mojo por dentro, de lo seco que estoy. Me agrieto, si nadie me riega. Me quiebro, y no tengo ganas de comprar pegamento. Hay un alma girando en la cocina, al final de una cuerda, atada a una viga...


dimecres, 11 d’abril de 2018

dESAPaRiCioNeS dEsoRdeNadaS




Los días pasan, y no hay jornada en que no haya motivos para indignarse de vivir en el país de mierda en el que vivimos, ni de sentir vergüenza ajena y algo de miedo de tener que hacerlo entre tantos tarados fanáticos que todo lo hacen desde el odio, la intolerancia y la xenofobia. En mi anterior post explicaba qué son los CDR y su naturaleza no violenta, y la última violación represiva del Estado neofascista en el que vivimos es acusarlos de TERRORISMO. Por cortar 4 carreteras (como han hecho 1000 veces agricultores y otros sectores en huelga) y levantar las barreras de un peaje. Una nueva barbaridad para continuar diseñando su relato falseado de la realidad, humillar a todo un pueblo, criminalizar cualquier voz disidente, y, por supuesto, seguir desviando la atención y tapar sus múltiples casos de corrupción, másters regalados, o autopistas y bancos rescatados con dinero público. Curiosamente, los únicos casos de agresiones reiteradas están siendo los de grupos de ultraderecha que agreden a gente que lleva el lazo amarillo que reclama la libertad de los presos políticos, pero de eso no hablan, ni lo condenan, ni los detienen por 'terrorismo'. Yo a toda esta estrategia del miedo y la manipulación sí que le llamaría terrorismo de Estado. Con todas las letras. Están completamente tarados. No deja de resultarme curioso que todos estos políticos ultranacionalistas que tanto presumen de amar a España estén arrastrando su nombre por el estercolero, ante la estupefacción de la comunidad internacional. Ya sería hora de que Europa hiciera alguna cosa al respecto. Hace meses que tengo pendiente mi viaje periódico a Madrid, pero sinceramente, tengo cero ganas. Es injusto e irracional, pero me pasa. Y es una ciudad que me encanta y en la que tengo buenas amistades, pero ahora mismo no me apetece nada ir. Y me da rabia de que esta panda de ladrones esté consiguiendo que me sienta así.

A otros niveles, vuelvo a sentirme bastante pasota, ultraescéptico y alienado. Tengo cero ganas de hacer ningún esfuerzo más por gente que no se lo merece. Harto de interesarme o intentar quedar con gente que nunca puede y demuestra cero interés en mi. Gente que nunca tiene la iniciativa de llamarte o enviarte un mensaje para saber cómo estás, o para proponerte un plan. Mejor solo. Quien quiera verme, ya sabe donde estoy. El jueves tengo entradas para ir a ver un concierto de Nick Cave que proyectan en cines sólo ese día, y si Hermano Ficticio-R no puede ir, creo que iré yo solo, aunque pierda una entrada. Me importan bien poco los euros que me haya costado. Esta tarde iba a decírselo a una antigua compañera de facultad, o también a La Chica Del Ex Novio Imaginario, pero me ha dado pereza absoluta. Al fin y al cabo, sé perfectamente cuál habría sido la respuesta en ambos casos. Dignidad y autoestima ante todo. La realidad es gris y oscura, personal y socialmente. Esta tarde pensaba que hasta estoy perdiendo la líbido. Me la están robando a decepciones y vacíos.

Hoy me he leído por segunda vez el libro sobre cómo se hizo 'Una Semana En El Motor De Un Autobús'. La primera vez fue años atrás, cuando me lo compré, en un trayecto de tren Reus-Barcelona. Lo devoré en esas dos horas y media. Hoy ha sido en dos trayectos de bus entre mi casa y la de mis padres, ida y vuelta, y un rato más en mi sofá. El viernes se cumplen 20 años de la publicación del disco. Pasarán décadas, y seguiré escuchándoles. Mi banda preferida de la historia del pop español. Por mucho que sean unos plagiadores de tres pares de cojones...




 (...)

dimecres, 4 d’abril de 2018

TeLL mE LieS...




9 de octubre de 2018, Día de la Comunidad Valenciana. Tan sólo 8 días después de la salvaje violencia policial en Catalunya el día del Referéndum por la Independencia, un grupo de ultras nacionalistas españolistas boicotea la Procesión Cívica en Valencia, haciendo el saludo nazi, y cantando 'Sieg Heil', 'Mónica Oltra, hija de puta', 'Puigdemont, al paredón', 'Artur Mas, cámara de gas', 'Metralleta contra el coleta', 'Contra el podemita, dinamita', 'Que sí, que sí, que puta Compromís', el infame 'A por ellos!' y demás tonadillas de coeficiente intelectual subsimiesca. La jornada acaba con agresiones, como siempre que aparecen neonazis por las manifestaciones...


3 de abril de 2018, hoy. Desde hace unos días, los medios de la Caverna Mediática del Régimen han empezado a propagar la falsa noticia (y van 10.000...) de que en Catalunya se viven episodios de violencia callejera similares a la 'kale borroka' que se vivió en Euskadi años atrás. Grita 1000 veces una mentira hasta que se convierta en verdad en el imaginario colectivo. Inventan una imagen dantesca y violenta para justificar futuras acciones represivas (no tengáis ninguna duda de que volverá a haber represión policial violenta), y ahora centran sus miradas en los CDR. Para los que seáis de fuera y no sepáis de qué hablo, los 'Comitè de Defensa del Referèndum' nacieron para defender la celebración del referéndum por la Independencia de Catalunya del pasado 1 de octubre, ante la amenaza de boicot y represión policial de miles de agentes llegados de diferentes partes de España para evitar su celebración, al considerarlo 'ilegal' (Yo mismo me uní a los CDR y a cientos de vecinos más la lluviosa madrugada del 1 de octubre para defender mi colegio electoral y que la gente pudiera votar allí libremente, votaran SÍ, NO o en blanco). Tras esa infame jornada de violencia policial indiscriminada, gratuita e injustificada, los CDR se transformaron en 'Comitè de Defensa de la República', y bajo las mismas premisas: se trata de movimientos populares asamblearios vinculados a otros movimientos sociales, y que se han ido creando en barrios y pueblos con la idea de defender la implementación de la República Catalana y denunciar los ataques a derechos humanos básicos (cierto, ahora mismo esa república es una fantasía irrealizable a corto plazo, pero es una opción política igual de respetable que cualquier otra, y que cuenta con la legitimidad del resultado de las elecciones autonómicas impuestas del 21 de diciembre, y que el Gobierno español se niega a aceptar desde la misma noche del 21. Y es que, mal que le pese a algunos, los partidos pro-independencia siguen contando con mayoría en el Parlament catalán). Sea como sea, estos CDR los forman el vecino del 4º 2ª, el pastelero de la esquina, el frutero del mercado, o activistas de todo tipo o afinidad política. Hay gente joven, abuelos, o de mediana edad, y votantes de izquierdas, de centro o de derechas. En plazas de mi barrio se hacen asambleas abiertas a la participación de todo el que quiera pasarse por allí y aportar ideas o sumarse a actividades reivindicativas o de protesta. Y, un par de datos que me parecen significativos: por su carácter asambleario y popular, no tienen líderes ni cabezas visibles a los que poder meter en la cárcel (como sí hicieron con los activistas pacíficos de ANC y Òmnium Jordi Sánchez y Jordi Cuixart), y propugnan la desobediencia civil y la resistencia activa... y NO VIOLENTA. Fueron parte activa de las huelgas que hubieron en octubre y noviembre en Catalunya, en manifestaciones por la libertad de los presos políticos, y en cortes de carreteras o, el otro día, levantando las barreras de los peajes en las autopistas (las amigas del Gobierno, que no tiene para pensiones pero ya ha rescatado unas cuantas). A mi me recuerdan bastante al ambiente y modus operandi de los días del famoso (y abortado por el sistema) 15-M. Un buen artículo para saber más detalles de los CDR es éste de aquí

Sea como sea, yo la única violencia que he visto hasta ahora en mi tierra en estos últimos 6 años la han protagonizado Policía Nacional, Guardia Civil y Mossos d'Esquadra, neonazis españolistas que han agredido a independentistas y, cierto, hace poco vi un video impresentable de un niñato lamentable con una estelada dándole una bofetada a un chico que ondeaba una pequeña bandera española en una manifestación. Absolutamente denunciable, pero caso aislado hasta ahora, frente a las decenas de agresiones españolistas que ha habido hasta ahora. Sólo entre septiembre y diciembre de 2017, se documentaron 139 casos de violencia (y 86 de ellas eran agresiones físicas) en este estudio exhaustivo del fotoperiodista Jordi Borràs para Media.cat, observatorio crítico de los medios de comunicación en Catalunya... 

Así, y en ausencia de imágenes de violencia callejera de los CDR (porqué no existe)... ¿os habéis fijado con qué foto pretenden ilustrar en La Razón la editorial sobre la supuesta violencia de los CDR...? Pues mentiras así para criminalizar y desprestigiar el independentismo, cada día en el 90% de los medios de comunicación estatales: que si el adoctrinamiento de niños, que si TV3 manipula, que si el castellano está perseguido en la escuela o la vida social catalana... la psicología inversa del psicópata maltratador: pretender hacer ver una 'verdad' contraria a la real para justificar futuros actos represivos o violentos. ¿Os acordáis que ayer hablaba de George Orwell...? 'War is peace, freedom is slavery, ignorance is strength'...



dimarts, 3 d’abril de 2018

2+2 = 5




Siempre digo que no valoramos la 'normalidad' hasta que la perdemos. El culpable puede ser un virus estomacal que me tiene fuera de combate desde ayer, o un imprevisto de cualquier tipo. Por eso hay que aprovechar y sacarle el máximo jugo a la 'normalidad'. Y vivirla como lo que es: algo excepcional y disfrutable. Es curioso también el poder que tiene la imaginación para hacer que algo no suceda como tenías previsto: imagina algo de una manera, y pasará justo lo contrario. Es increíble. Quizás tenga que ver con las energías que uno desprende a partir de sus propias experiencias. Vete a saber.

Pasarte demasiado tiempo en casa sin poder hacer gran cosa más que meterte en las redes sociales es peligroso y poco saludable para la higiene mental. Ver según qué cosas o leer según qué artículos provoca mala leche, impotencia e indignación extrema. Y sé que no debería hacerles caso e ignorarlos, o incluso reírme de su patetismo y sus fantasías para construir realidades paralelas. Pero no puedo reírme porqué son realmente peligrosos. El 90% de medios de comunicación estatales está construyendo un relato perverso y manipulador sobre una realidad que no existe, pero que ellos están inyectando en el imaginario colectivo de la gente que no vive en Catalunya y no tiene ni la más mínima idea de lo que en realidad sucede aquí. Un relato escrito desde el odio, la xenofobia y la intolerancia, y que cala en gente fácilmente manipulable (bien sea por poca cultura, o porque ya les está bien escuchar y asumir ese relato como si fuera real, y no cuestionarse así las propias miserias). Un relato de "violencia" (ahora está de moda hablar de 'kale borroka' catalana, tócate las narices...), "supremacismo", "odio", "nacionalismo", "golpistas", "intolerancia", "adoctrinamiento", y no sé cuántas gilipolleces más. Curiosamente, pseudoargumentos que suelen utilizar políticos o periodistas (lo sé, soy muy generoso llamándoles así) intolerantes, nacionalistas españolistas a rabiar, corruptos y que hablan o escriben desde el odio. Luego pasa lo que pasa: que conoces a unas chicas malagueñas que están unos días en Barcelona y te dicen que les ha sorprendido gratamente porque esperaban una ciudad con tumultos y donde las tratarían mal por ser de donde son. Capullos te puedes encontrar puntualmente en todos los lados, por supuesto, pero quien se piense que la gente aquí es así, no tiene ni puta idea del cuento. Y, evidentemente, también me da rabia encontrarme puntualmente con gente de aquí que pueda pensar algo parecido de los españoles. El ser humano puede llegar a ser realmente patético cuando pierde el sentido crítico y el propio criterio.

Todo lo que está pasando en Catalunya y en España no deja de ser un reflejo de una realidad global perversa y terrible. Nos vamos cada vez más a pasos acelerados hacia una realidad orwelliana. Una sociedad de control absoluto de unas clases elitistas hacia las clases populares, donde la brecha entre unos y otros es cada vez más grande, y donde el más mínimo intento de rebelión y de levantarse contra las injusticias es reprimido con virulencia institucional, estatal, policial y/o económica. Ya no es sólo lo que pasa aquí con Catalunya, con los vecinos de Murcia que protestan por el AVE, con los manteros de Lavapies... en un país encharcado por la corrupción y que mete en prisión a activistas pacíficos mientras neonazis siguen en la calle, la Fundación Francisco Franco es legal, el ladrón de M.Rajoy sigue siendo presidente del Gobierno o la cucaracha miserable de Felipe VI sigue viviendo a costa de todos nosotros. Es también lo del mundo al revés con el barco de Proactiva Open Arms, donde sus tripulantes son tratados como criminales por salvar vidas humanas mientras la abominable Europa sigue dejando que el Mediterráneo sea una tumba acuática de migrantes y refugiados. O la matanza indiscriminada de palestinos indefensos en manos del Estado Criminal de Israel. O ciudadanos estadounidenses negros asesinados por policías racistas. O Turquía. O Rusia. O Corea... el mundo es un sitio deplorable, hostil, inhumano y superficial, donde la verdad o las injusticias no importan una mierda y sólo valen los circos exhibicionistas y las fake news. La opinión pública está cada vez más polarizada, y las redes sociales te dan una falsa percepción de gente afín a tus ideas, como si esa corriente de pensamiento fuera algo generalizado. Los mensajes oficiales son cada vez más simplistas, populistas y demagogos, y casi no hay espacio para los matices, los argumentos o los cuestionamientos. No pienses; limítate a escuchar la realidad que yo te vendo como si fuera real, y no te esfuerces en cuestionarla o en preguntarte el por qué de las cosas. Da miedo...

Y con todo este panorama, la gente está cada vez más perdida y alienada, y yo el primero. Podría contar mis amigos reales con los dedos de una mano, y me sobrarían dedos. Podría estarme días sin salir de casa, y nadie se daría cuenta. Podría pensar en gente que dice que hará una cosa y luego la cumple... y no sería capaz de encontrar a nadie así en mi vida real. Podría preguntarme cuando conseguiré no fallarme a mi mismo y no encontraría respuesta. Nos tienen perfectamente dispersos y entretenidos (¿os habéis preguntado alguna vez el por qué del auge de las series...? ¿Habéis pensado en la cantidad de tiempo invertido y en que no estáis pensando o cuestionando otras cosas...? ídem de ídem para las redes sociales, por supuesto, donde además regalamos un montón de información personal). La sociedad exhibicionista y voyeur. La sociedad del circo. La sociedad de la deshumanización. La sociedad de la mala leche y el insulto fácil. La sociedad de la insatisfacción permanente. La sociedad está enferma.





dijous, 29 de març de 2018

25 aÑoS



(el disco que he escuchado más veces en mi vida)


dimecres, 28 de març de 2018

hARtO




Cuanto más mientan, manipulen, prevariquen, inventen relatos y falsas realidades, repriman, impongan, recorten libertades, censuren, pisen derechos humanos básicos, alienten impunes 'a por ellos', golpeen con violencia salvaje, asalten nuestras instituciones democráticas, ataquen nuestra lengua y nuestra cultura, o pretendan humillarnos por el simple hecho de haber nacido en un lugar y no en otro, más razones y ganas nos dan para querer largarnos bien lejos de este Estado putrefacto, neofranquista y ultraconservador de reyes, duquesas de Franco y banderas a media asta por la muerte de Cristo. Podrán imponerme su ley a hostias, pero NUNCA me robarán el sentido común (infinitamente por encima de cualquier ley arbitraria) ni mis sentimientos, tan legítimos como los de cualquier otro. Los que de verdad queráis a España, es el momento de espabilar de una puta vez y salir a la calle, porque a vosotros también os están saqueando esta panda de ladrones, corruptos y reaccionarios. Y lo que nos están haciendo hoy en diSoRdErLand os lo harán a vosotros mañana en cualquier otro rincón de la península; no tengáis ninguna duda...





dimecres, 21 de març de 2018

gLaM mE Up



Desde hoy, oficialmente, dejo de ser presidente de la escalera hasta que me vuelva a tocar. La noticia del día, junto a la llegada de la primavera (aunque anoche nevara). Todo eso, y que el sábado cambie la hora y ganemos 60 minutos de sol, son suficientes motivos como para gozar de cierta serenidad y felicidad, hasta la próxima tormenta. En la reunión de vecinos en que se ha producido la buena nueva he vuelto a decirle lo del ruido, por tercera vez, a la mujer del vecino plasta de los bajos. Veremos si esta vez sí que hace caso, porque hoy me han dado el presupuesto de lo que me costaría cambiar los vidrios de la ventana de mi habitación por otros que aislaran más del ruido exterior y es una pasta gansa. Y ahora mismo prefiero gastarla en otras cosas más prioritarias del día a día, o en alguna escapada primaveral para cambiar de aires unos días. No me iría nada mal salir unos días de la ciudad y refrescar mi mente emocionalmente agotada.

Hoy he leído una charla deliciosa que mantuvieron Brett Anderson y Bowie hace 25 años. La semana que viene se cumplirán también 25 años del debut de Suede, el disco que más veces habré escuchado en mi vida, con permiso del 'Super 8' de Los Planetas. Es curioso, porque cuando me lo compré en cassette en aquella época no me gustó nada. Pero un tiempo después lo recuperé, y me empezó a atrapar como lo han hecho pocos de los muchos (miles de) discos que habré escuchado en mi vida. A veces intento reflexionar de una manera racional sobre el poder de la música en mi, pero no puedo encontrarle explicaciones lógicas. Sólo sé que me lleva a un estado mental más allá de la simple consciencia del día a día. Es algo intuitivo, visceral, emocional, sensorial... y realmente difícil de explicar con palabras, por mucho que a veces una canción te pueda atrapar también desde un punto de vista más cognitivo, puramente lírico o intelectual. Por muy tópico que suene, a veces tiene efectos similares a los de una droga, porque te transporta a otros estados mentales, y te embriaga y cambia tu estado de ánimo, intensificando euforias o dolores. Seguro que debe haber explicaciones científicas o químicas al respecto, pero yo soy de letras...



dilluns, 19 de març de 2018

sO MaNy FiSh iN thE SeA




Esta última semana hice varias compras para mi casa. Me suele pasar cuando llega la primavera y el buen tiempo que me da por comprar plantas, cambiar la cortina del balcón o lo que haya que cambiar, pensar en comprar una mesa, sillas y un armario para la terraza... este año quiero sacarle más partido a la azotea. Esta última semana he subido un par de días a leer y tomar el sol, y también puse cuerdas para poder improvisar un toldo y organizar alguna comida entre semana con la gente del curro. Mañana me vendrán a mirar la ventana de mi habitación para ver las opciones para mejorar el aislamiento acústico (básicamente, quiero dejar de escuchar al subnormal del vecino de los bajos que tiene problemas respiratorios y me despierta cada mañana al salir a fumar al patio y ponerse a toser escandalosamente como un perro sarnoso -sí, es tan mongolo que estando como está, fuma). Supongo que le veré el martes en la apasionante reunión de vecinos, y le volveré a decir por tercera vez que utilice el cerebro para darse cuenta de que no vive solo. Odio el egoísmo de la gente. De hecho, odio a mucha, mucha gente.

Estos días también he hablado con alguno de los raperos condenados a prisión por las letras de sus canciones (Españistán, 2018. Surrealismo es poco...). Fui a ver la exposición del fotógrafo Terry O'Neill en la Filmoteca, y también al concierto de Lee Ranaldo en diSoRdErLand. El viernes cené con La Chica Con Pelo De Chico, y la velada fue francamente genial. Tuvimos una charla pendiente y necesaria, y volví a sentir esa chispa y esa conexión que me hizo perder la cabeza por ella, pero esta vez sin perderla. Desde una serenidad inédita y disfrutable. Incluso cuando me explicó que había tenido una aventura con un riojano, y que le había venido a ver, y que estaba muy a gusto con él, aunque era una historia realmente complicada por la distancia y los dos hijos que lleva él en la mochila. No sé qué narices pasará en un futuro cercano o lejano, pero me sentí contento de estar recuperando el contacto y la proximidad con ella, y esas charlas inacabables que van desde el último concierto a nuestras experiencias y modus operandi con el sexo oral.

Al volver hacia casa me crucé en el metro con un amigo de R-Ojos-Claros y le escribí para decírselo. Estaba tomando algo con una amiga a 5 minutos y me dijo de unirme. Me sentía tan bien y tan vivo que para allí que me fui (poco me cuesta liarme la manta a la cabeza, es verdad...). Su amiga se fue a dormir, y nos fuimos ella y yo a hacer una copa. Sin darnos cuenta, se nos hicieron las 3h y el local cerraba, así que o acabábamos la noche allí, o seguíamos para bingo. No hace falta decir cuál fue la opción elegida, por mucho que trabajara 11 horas al día siguiente. Acabamos en mi adorado Sidecar hasta casi las 6h, entre conversaciones en que me pareció que me dejaba ir alguna chinita diciéndome que sabía que la prefería a ella que a Stones Song, quien llegaba al día siguiente de Londres para pasar unos días. A veces tengo la sensación de que, por mucho que me asegurase que no semanas atrás, ella querría que yo la mirase como algo más que una buena amiga. Yo a veces también dudo en cómo mirarla, pero lo cierto es que este fin de semana quería centrarme en la escapada de Stones Song, y verla por primera vez desde nuestro primer encuentro amoroso.

Llegó ayer sábado, pero yo estaba tan absolutamente destrozado tras la noche anterior y las 11 horas de curro que no tuve fuerzas para salir. Tras dormir 10 horas y trabajar otras 11, al salir esta noche le he dicho de quedar, pero hoy era ella la que estaba durmiéndose en el sofá. Tras una conversación de whatsapp que ha sido como un partido de tenis de risas e indirectas, no he logrado convencerla. Me ha dicho de ir a verla a Londres, y también de reservarse una noche para mi la próxima vez que venga, pero dudo de que nos veamos antes de que se vuelva para allí este martes. La verdad es que me apetecía bastante y le he insistido, pero tampoco quiero hacerme pesado, y menos si no pone un poco de su parte para vernos.

Y este miércoles nos veremos con La Chica Del Pelo Imaginario, que vendrá a grabarnos. En principio deberíamos hacer una cerveza posterior, pero a veces tiene días tan secos que se me quitan las ganas. Creo que le pasa como a mi, que no sabe disimular sus días malos o sus frustraciones, y acaba salpicando a los que están a su alrededor. Pero también me temo que, por mucho que quiera olvidarme de ella porque sé que no va a hacer nada por destrozar el muro que ha construido, me va a costar mucho. Verla al menos 3 veces por semana es una dificultad añadida. Y si se corta el pelo y brilla con luz propia como lo hace ella, es todavía más difícil. Es algo irracional y me resulta muy difícil de controlar. Como me decía el viernes La Chica Con Pelo De Chico, siento una necesidad (y yo añadiría una urgencia histórica) de sentirme querido. Y esa realidad innegable unida a mi impaciencia natural acaban jugando en mi contra. El pez que se muerde la cola...



*Muy diferentes entre sí, pero son dos temazos...