dilluns, 13 de novembre de 2017

fOTogRAfíaMe eL dESeO




Llevo días poniendo a punto cosas pendientes que tenía por hacer en casa: cosas cotidianas, que van desde cambiar el reloj de la cocina que se me rompió, un alargue de 4 enchufes para el baño (hasta ahora tenía uno de 3 que se me quedaba corto, entre estufas, música, cortapelo, secador para la barba...), hasta comprar unas nuevas zapatillas de invierno para sustituir a las que tenía y perdí (me di cuenta esta semana al ir a cambiar la chanclas de verano por las pantuflas de invierno; dudo si me las debí olvidar este verano en Escandinavia...). Pequeñas tonterías de éstas que van quedando acumuladas por el día a día, y que cuando las haces, en realidad esconden cambios más profundos dentro de ti. Igual que cambio de salvapantallas cuando entro en mala racha, estos pequeños cambios son gestos inconscientes que indican un deseo de pasar página o de cerrar ciclos a nivel vital. Y sé perfectamente por donde voy, porque llevo unos días reflexionando al respecto.

Mi vocecita interna me está diciendo a gritos que ha llegado el momento de cerrar el capítulo de La Chica Con Pelo De Chico de manera definitiva. Me lo paso muy bien con ella y me siento tremendamente bien cuando estamos juntos, pero ya hace tiempo que cuando quedo con ella me acabo sintiendo mal: cada uno acaba yéndose por su lado, y a mi me queda una sensación de vacío, frustración y deseo incompleto que no creo que compense el buen rato que pasamos juntos. Las últimas veces que he quedado con ella he acabado con ganas de vendetta vital, y me he acabado liando con la primera que se me ha cruzado por el camino la misma noche. Me provoca gran impotencia no ser capaz de volver a seducirla y ver que ya no la desarmo, y no consigo tocarle la tecla para que abandone de una puta vez esa postura cobarde que adoptó hace unos meses, cuando se cagó al ver que podía tenerme, y que el teórico imposible se había convertido en realidad. Hace días que ya ni tan siquiera tengo ganas de escribirle, y me da pereza volver a quedar con ella. Hace un par de noches, dando vueltas con mi almohada, me planteaba decirle que no quería volver a verla nunca más. De esos pensamientos que por la noche ves clarísimos, y cuando se hace de día te parecen una locura absurda. De día la mente suele ser mucho más conservadora que de noche, cuando las caretas caen y la gente es más sincera, pura, lanzada y honesta (para bien y para mal).

En todo esto ha jugado un papel importante La Chica Del Ex-Novio Imaginario. Como ya decía el otro día, nos hemos acercado mucho en estas últimas semanas, en que estamos haciendo muchas cosas juntos y nos escribimos casi a diario. He notado en el trabajo cómo más de uno y más de dos nos han mirado con curiosidad (o directamente, chafardeo), porqué detectan nuestro acercamiento evidente. Y así como semanas atrás me parecía claro que ella no estaba por la labor, ahora tengo dudas. No sé si porque yo cada vez tengo más ganas de ella y lo ha percibido. O porque ve que lo mío con La Chica Con Pelo De Chico está agonizando. O a lo mejor porque el roce hace el cariño, que sé yo. O quizás son sólo imaginaciones mías, y me puede el deseo creciente. Este deseo mío es la única certeza en toda esta historia. Los conciertos y los discos compartidos son un bonito contexto. Y mi imaginación y su presencia son los dos principales motores que me hacen avanzar y no hundirme en la miseria estas últimas semanas tan convulsas, por dentro y por fuera.



PD: Este nuevo disco de versiones y caras B de Angel Olsen es una absoluta preciosidad. Y sí, también lo hemos compartido en nuestros intercambios de canciones oscuras y/o nostálgicas de estas últimas semanas...


dijous, 9 de novembre de 2017

tAke a WaLk oN ThE dArK SidE




Mientras miles de personas paralizaban el país cortando carreteras y estaciones de tren en un ejercicio de dignidad colectiva realmente emocionante, yo no he salido de casa en todo el día. Creo que ha sido una mezcla de fatiga psicológica, física y emocional. Psicológica, por la cantidad de movilizaciones a las que he ido últimamente, y por cierto desengaño ante cómo se está desarrollando todo. Física, porqué llevo semanas de mucho tute, y necesitaba un día de reposo (aunque no he parado estando por casa, pero el simple hecho de estar todo el día en pijama y sin tener que hablar con nadie ha sido liberador). Y emocional, porqué estoy en fase de 'me cago en el amor', y eso acaba afectándome en todo lo demás, en forma de mal humor y/o desgana/apatía. Bueno, sólo a ratos, porqué el protagonismo que está cogiendo en mi día a día La Chica Del Ex-Novio Imaginario me está ayudando a llevar mejor la prolongada frustración que me genera La Chica Con Pelo De Chico.

Anoche estuve con la primera en el precioso concierto (again) de Aldous Harding. De hecho, antes estuvimos visitando a un compañero de trabajo que ha sido padre. Estoy convencido de que cuando nos fuimos debieron preguntarse si estamos juntos, como ya me preguntó semanas atrás otro compañero de curro; o como semanas atrás la novia polaca de otro chico del trabajo. Es cierto que últimamente hacemos muchas cosas juntos y estamos en contacto casi diario. Supongo que vivimos situaciones paralelas. Ella rompió con su novio de toda la vida hará cosa de año y medio o dos, y tuvo alguna historia que acabó mal, así que estamos igual: solos, aburridos, y con ganas de salir, entreternos y disfrutar de música en directo, y de canciones y grupos oscuros que nos vamos recomendando mútuamente. Me gusta, y aunque hay momentos que me parece que quizás yo a ella también, luego hay algo que me dice que el sentimiento no es recíproco. Tengo que encontrar el momento de sacarle el tema, pero no quiero que sea algo forzado. De todas maneras, me siento atípicamente desganado en temas carnales. El desgaste anímico, supongo. O el maldito invierno en otoño. Sí, eso también me pone de malísima hostia...






dimarts, 7 de novembre de 2017

vOMitO cORaZoNeS




El maldito frío ha llegado de golpe, casi sin avisar. Ocupa un lugar privilegiado en mi interminable lista de odios vitales. Eso, y la oscuridad a media tarde provocada por el estúpido, innecesario y contraproducente cambio de hora, que me hace gastar más luz (contrariamente a lo que nos quieren hacer creer). Odio esta época del año con todas mis fuerzas. Quizás sea por la convulsa realidad exterior, pero creo que también vivo convulsiones internas. La semana pasada, al salir de uno de los documentales del In-Edit, quedé con E-Rizada. Fuimos a tomar algo, y acabamos tomándonos el uno al otro. Creo que ambos sabemos que no es más que entretenimiento y parche de nuestras respectivas soledades, y prefiero que sea así. Estoy en fase de alerta 1 de ultraescepticismo emocional. Estoy harto de la eterna sensación de rechazo, básicamente. O de incompatibilidades temporales en el florecer de sentimientos.

También estoy muy activo en las salas de conciertos. Mañana vuelvo a ver a la deliciosa Aldous Harding. La semana pasada fui a Julie Byrne (me encantó!) con La Chica Del Ex-Novio Imaginario, y luego estuvimos tomando algo en el Psycho. Me gusta, es innegable. La deseo, es innegable. Ella no parece querer, es innegable. Tengo pendiente preguntarle el por qué, y necesito hacerlo. No sé si es simplemente que no le gusto y ya está, que no quiere volver a liarse con alguien del curro por una mala experiencia anterior que tuvo meses atrás, o si es porque sabe que yo sigo sin hacer limpio de La Chica Con Pelo De Chico. Estuve con ella en el concierto de Cala Vento y The Unfinished Sympathy. Y pasó lo que pasa siempre desde hace unos meses. Estamos genial, nos lo pasamos bien, pero ella lleva el freno de mano puesto y tiene miedo (pánico, diría) a dejarse llevar. Y yo me dejo llevar y no soy capaz de poner el freno de mano, porqué no quiero reprimir lo que siento por ella. Y estoy hasta las narices de esta historia de tempos disfuncionales.

Cuando la acabé dejando en el metro, me sentía tan frustrado que me fui a hacer una copa antes de irme a dormir. Y apareció revoloteando por allí una andaluza borracha, y me pudieron las ganas de venganza vital, cuando ni tan siquiera me gustaba en realidad. Tenía un punto divertido, sí, pero también una obsesión ridícula con su aspecto físico, y presumía de tener novio y amantes. No sé por qué narices me la traje a casa. Me puso nervioso su falta de respeto a los vecinos poniendo música alta, que yo bajaba inmediatamente. Y también que hiciera tantas preguntas sobre quién era o dónde trabajaba. Si quiero sexo de una noche, no necesito saber nada de la otra persona. Me jodió los minialtavoces que tan bien suenan al tirarlos al suelo torpemente. Y yo con La Chica Con Pelo De Chico aún en mi cabeza, y por mucho que me insistiera en quedarse y en las ganas que tenía, la acabé invitando a salir de mi cama, vestirse e irse de mi casa (no de malas maneras, pero sí con todas las ganas de quedarme solo). Me dio su teléfono, pero no tengo ninguna intención de llamarla. Que se quede con su novio y sus amantes, sean reales o inventados. Me sacó bastante de quicio su carácter impertinente y vanidoso, y suficiente tenía yo ya con lo mío como para aguantar mierdas ajenas. Fui el primer culpable de la situación porqué no debería haberle dicho de venir conmigo, y me jode caer en estas dinámicas vengativas, producto de la propia frustración. Pero ella no ayudó tampoco.

Siento rabia. Por todo. Porqué nunca nada me funciona en este ámbito. Por este sentimiento de incapacidad en la gestión de emociones. Harto de sentirme patito feo o bicho raro. Harto de que a todo el mundo le resulte todo tan fácil. Cansado de miedos ajenos y de fracasos propios. Hasta los huevos de corazones y sensibilidades que duelen. De rechazos que me ponen a la defensiva. Sólo tengo ganas de ser cínico y cagarme en el amor, por muchas canciones bonitas que se crucen por el camino.






fAsCisTaS y tRiLeRoS




En estos tiempos convulsos de emociones, extremos, catetismos y mentiras (muchas), pienso en autores que me recomendaban en la facultad (las dos a las que fui) o que he conocido a posteriori: Chomsky, Bauman, Lippman... cualquiera que ayude a desarrollar el pensamiento crítico con TODO y TODOS es bienvenido. La propaganda es la nueva Guerra Fría, y las noticias falsas, las nuevas balas. Todo vale con tal de arrastrar a la masa hacia tu trinchera. Porqué al final, se trata de eso. De una guerra de juegos sucios entre estrategas y profesionales de la comunicación/manipulación de masas, echando carnaza emocional a gente que no quiere o no puede utilizar el pensamiento racional, porqué no tienen el escudo del sentido crítico. Cuestionarlo todo es derecho y deber del ser humano, porqué sólo el ser humano sabe a qué niveles de miseria y bajezas morales es capaz de llegar. Todos estamos expuestos a ello, tanto en el papel de víctima como de verdugo. El ser humano es miserable y merece la extinción.

El sainete de estos últimos días me provoca muchas reflexiones. Una, que la justicia belga es justicia, en contraposición a esta farsa que tenemos en España y que se guía por el sentimiento de venganza y voluntad de humillación que tiene la derecha que todo lo mueve (ya no sólo por las detenciones de medio Govern, o el humillante trato que recibieron en el traslado, sino por la escandalosa colección de irregularidades de todo el proceso judicial). Ante la desfachatez y la impunidad de políticos de derecha y de jueces y/o fiscales, el papel de la supuesta izquierda española está siendo lamentable. Y evidentemente cuando hablo de izquierda no me refiero al PSOE (que tiene de socialista lo que yo de campesina de la estepa siberiana). Hay silencios cómplices, inacciones, equilibristas ambigüedades electorales, y maneras de hacer intervencionistas que hablan por sí solas. Con mayor o menor acierto, pero el independentismo catalán ha plantado más cara al neofranquismo en estos últimos meses que la izquierda española en 40 años. Otro tema es la vergonzosa impunidad de la violencia de ultraderecha (en todas y cada una de las manifestaciones unionistas pasa algo... y a la vez, no pasa nada: el sábado, paliza en Mataró entre gritos de "Viva Hitler!" a un chico que se negó a decir "Viva España"; esta noche en St. Cugat, un grupo de exaltados arrancando una pancarta del ayuntamiento que exigía la libertad de los presos políticos; una imagen vale mas que 1000 palabras...). Es todo una puta vergüenza. Eso sí, si El Jueves hace una portada mofándose de la policía, imputados. Si unos raperos hacen letras insurgentes, imputados. Si unos profesores hablan de la violencia policial del 1 de octubre, a declarar. Se están meando en la democracia y en nuestras libertades y derechos sin vergüenza alguna, y todos los que callan y no mueven un dedo al respecto son cómplices de ello. Hoy nos toca a nosotros, pero mañana quizás seáis vosotros las víctimas. Y a lo mejor ya será tarde. La situación es tan grave y escandalosa que debería estar toda España en la calle para echar a esa panda de delincuentes de Moncloa que colecciona imputados por corrupción y testigos muertos en extrañas circunstancias. Siempre digo que todos tenemos lo que nos merecemos. Y esta España (la xenófoba, pero también la pasiva) merece sobradamente toda esta mierda. No me extraña que un ex primer ministro belga llame "franquista autoritario" a Rajoy, o que la BBC se pregunte si España es un estado fascista.


También tengo bilis para repartir a nivel interno. Hemos regalado autogobierno, Parlamento, Mossos, control de finanzas, la libertad de dos personas inocentes y de la mitad del Govern a cambio de una proclamación simbólica y ridícula de una República inexistente y sin estructuras de estado (o si existen, las tienen más escondidas que las urnas de el 1 de octubre). Unos nos quieren humillados y rendidos, y los otros, que no han hecho los deberes y quieren ganar más tiempo, nos levantan la camisa enviándonos a unas elecciones autonómicas convocadas de forma ilegítima por quien nos lo ha robado todo meándose en nuestra cara. Si nuestros políticos no se creen lo que aprobaron hace dos viernes, ¿por qué cojones lo hicieron? (este artículo de La Vanguardia sobre el jueves previo es tremendamente interesante y muy revelador. Y este otro de CTXT es irónico, mordaz y divertido). El único activo real que tenemos es la enorme voluntad de cambio y las ansias de libertad de, al menos, 2.200.000 personas. Un enorme y valioso punto de partida, es cierto. Pero me temo que, hoy por hoy, insuficiente para hacer frente a la maquinaria de un Estado con tics neofranquistas y que tiene a su alcance y juega como quiere con prensa, jueces y la violencia impune de sus cachorros de ultraderecha. Y cuando los que tienes en casa son unos trileros expertos en el arte del escapismo por la tangente, mal vamos.

Se nos piden más y más actos de fe a cambio de nada. Y quizá sea por mi ateísmo convencido, pero yo los actos de fe sólo les regalo a cambio de realidades. Y la que veo frente a mí ahora mismo no me invita demasiado al optimismo. Muchos de nuestros políticos no están a la altura de la gente a la que representan. Soy totalmente contrario a participar en las elecciones del 21-D porque me parecen una trampa, tienen 0 legitimidad, son una incoherencia desde nuestra perspectiva, y lo dejarán todo exactamente igual a como estábamos hace 2 años: ligera victoria de los partidos independentistas ( si no los ilegalizan antes), y venga a marear más la perdiz. Pero como buen ser humano, estoy dispuesto a caer en la incoherencia y participar, si es la única manera de recuperar democráticamente la voluntad popular y trasladarla al Parlament. Y las ganas de escapar de tanta mierda y tanta caspa con olor a rancio franquismo pueden con todo y yo no me rendiré, pero empiezo a estar harto de que nos tomen por imbéciles. Unos y otros. Y también me siento un poco cansado de la ingenuidad de la Revolución de las Sonrisas. La Revolución Naïf. La Revolución twee-pop. O quizás sería mejor decir twit-pop...



dimarts, 31 d’octubre de 2017

i WaNnA bE a RiOt bOy




Me vuelve a doler la cabeza, como me pasa a menudo y a épocas. Últimamente he vuelto a caer en espirales de vida demasiado rápida, y no me gusta esta sensación. El entorno y el contexto histórico y sociopolítico no ayudan. Hoy me han aplicado un 152, que no es un 155 pero casi. Es la pasta que me han cobrado por repararme el calentador de gas, en escasos tres cuartos de hora de mano de obra. Un chaval joven, eficiente y que me ha caído de maravilla. Pero me ha cobrado 152 euros por una simple reparación de cambio de pieza. Cuando pienso en la de cosas que hago por amor al arte me siento imbécil. Ser un romántico es poco práctico en este océano de tiburones. Me sigo sintiendo enormemente fuera de lugar en este mundo. Por planteamientos, por prioridades, por puntos de vista... entre visitar a un compañero de trabajo que acaba de ser padre o ir al In-Edit a ver un documental sobre el queercore he elegido lo segundo, evidentemente. En la vida hay que ser honesto y consecuente. Ha sido interesante. De hecho, este tipo de films son siempre muy estimulantes, y te hacen ver que, en el fondo, por mucho que tengas unos planteamientos minoritarios o te sientas distinto a la masa, sigue habiendo gente que va mucho más allá que tú. Y te dejan algo desnudo ante ti mismo. O, como mínimo, hacen que te cuestiones. A ti y a tus incoherencias. Y, aunque a veces sea algo incómodo, es interesante y recomendable enfrentarte a ti mismo y a tus propias grietas. Estoy pasando unos días de celibato y total desinterés hacia el género femenino. Estoy muy cansado de esforzarme por quien no lo merece, o por las habituales faltas de iniciativa. Me saca de quicio la gente incapaz de coger el timón de su propia vida, de su propio deseo, o de su propia voluntad. Si quiero algo, voy a por ello, y no entiendo que haya gente que se quede esperando a que pase de manera milagrosa, sin mover un dedo. Me desespera la gente empanada. Y la gente cobarde. Y la pasiva. Y la acrítica. Quizás sea el estúpido y deprimente cambio de hora, pero es de esos días que me apetecería enviar a tomar por culo, así en general, a la raza humana.

PD: Lectura recomendada: todo un clásico, 'Las 10 estrategias de manipulación mediática', del escritor francés Sylvain Timsit (aunque falsamente atribuído al gran Noam Chomsky).



dissabte, 28 d’octubre de 2017

iNdePeNdeNCe dAy?




Estuvieras a favor de una cosa, de la otra, o te diera completamente lo mismo, lo cierto es que hoy ha sido un día histórico, para bien o para mal. Un día que muchos llevábamos tiempo esperando, pero que admito que me ha dejado... frío? Quizás porqué me ha pillado en el trabajo. Quizás porqué somos plenamente conscientes de que los delincuentes de Moncloa difícilmente permitan que se alargue en el tiempo, y sepamos que de una manera u otra pillaremos. Quizás porqué no ha sido la manera modélica, 'normal' y más justa con la que nos hubiera gustado a muchos llegar a este punto, de manera acordada, y con el 100% de garantías democráticas en el referéndum del pasado 1 de octubre (en este sentido, estamos en el mismo punto de dudosa legitimidad y chapuza con el que se aprobó la constitución de 1978, tal y como explicaba en el post anterior). Quizás por la propia incerteza que generan las situaciones inéditas. O incluso por las lamentables imágenes de nuevas agresiones que se han producido esta noche en Barcelona por parte de ese sector minoritario pero ruidoso del españolismo más rancio. 

Así que me voy a dormir con una sensación extraña y agridulce: por una parte, muy feliz porque se ha demostrado que la gente tiene mucho más poder del que nos quieren hacer creer. ("La gent no s'adona del poder que té", que cantan Maria Arnal i Marcel Bagés). Y es que la verdadera fuerza de este movimiento social por un cambio y una esperanza a algo mejor ha sido y es la gente de la calle. La que lleva 6 años movilizándose pacíficamente, no respondiendo a provocaciones y mentiras, y la que provocó que la antigua Convergència se subiera al carro en 2012 para aprovechar la ola que se les venía encima y tapar sus muchas miserias. Lo mismo que ha hecho el PP, vaya. No os negaré que soy escéptico respecto al futuro inmediato, y me temo que todo esto que hemos vivido hoy será algo efímero, y se nos vienen tiempos duros. Pero está siendo bonito. Realmente precioso, me atrevería a decir, por lo que respecta a la gente. Me ha resultado emocionante ver cómo lo vivían mis padres, o toda esa gente en Plaça Sant Jaume esta noche. Estoy rememorando las sensaciones que tuve en el 15-M, cuando llegué a creerme que era posible agitar y hacer temblar el sistema desde las calles. Esa es y ha sido mi gran esperanza en todos estos años de movilización para llegar hasta hoy: creer que si lo hemos logrado, por mucho que nos hayan humillado, amenazado y hasta pegado por el camino, o por mucho que nos hayan repetido mil veces que ni habría referéndum ni habría independencia (más mentiras para la colección del PP: hilillos de plastilina, ha sido ETA, Yak-42, metro de Valencia...), quizás también podríamos cambiar en el futuro muchas otras cosas injustas de la sociedad en la que vivimos. Y no hablo de la sociedad española. Hablo de la sociedad occidental, en general. Hay momentos en los que veo la ilusión, la convicción y la dignidad colectiva de la gente que está luchando por esto, y llego a creerme (otra vez, ingenuo de mi) que sí, que es posible. Pero la verdad es que me cuesta llegar a creérmelo al 100% y plenamente convencido.

Y por otra parte, también siento algo (mucha) tristeza. Sobretodo al ver cómo ha sido (está siendo) el camino para llegar hasta aquí. Intentando mirarlo con algo de perspectiva y racionalidad, todo ha dejado (está dejando) mucho que desear. En una democracia normal, debería haber sido posible dialogar, negociar, pactar, acordar, empatizar, escuchar... pero tenemos muy poca cultura democrática. Todos. Vivimos en un país (y en unos tiempos) en que parece que haya que gritar más que el otro para imponer tu 'razón', si es que a eso se le puede llamar así. Parece que discrepar o debatir tenga que ser sinónimo de enfadarse. Y el sentido crítico con todos, la autocrítica o el criterio propio brillan por su ausencia. Está muy bien el terreno emocional, pero siempre hay que guardar espacio para la razón. Y más en temas tan transcendentes como éste. Desde ambos bandos se han hecho trampas y juegos malabares propios de trileros, es innegable (y ahora ya hablo de políticos). El Gobierno del PP se ha despojado de todas las caretas y ha mostrado su verdadera cara neofranquista, represora, autoritaria, intransigente, manipuladora a más no poder (lo de RTVE es una puta vergüenza), hipócrita y miserable (podría estar con adjetivos calificativos similares 4 días seguidos). Lo de la separación de poderes es otra cuestión como para estar no ya triste, sino muy preocupado e indignado. Dos personas pacíficas e inocentes siguen en prisión casi dos semanas después por 'delitos' que no cometieron. O lo de la prensa dirigida e instrumentalizada por las élites de poder económico y político. Son todo elementos de república bananera. Y encima es una puta monarquía, como si esto fuera la Edad Media... Y aquí, yo sinceramente sigo sin fiarme de los convergentes. Que ayer estuvieran a punto de bajarse los pantalones y convocar elecciones autonómicas para volver al mismo punto de 2 años atrás me cabreó mucho. Y hace un rato he visto un interesante hilo de twitter en el que se insinúa que en realidad, técnicamente no han hecho una Declaración Unilateral de Independencia y que nos han metido a todos un gol por toda la escuadra...

Supongo que es también el cansancio, por no decir agotamiento, de una situación que se alarga, y que no tiene visos de solucionarse de una manera mínimamente razonable y satisfactoria para todo el mundo. Eso será imposible. Pero definitivamente me siento agotado. Y sé que queda un largo camino todavía. Mantengo intacta la ilusión por creer que, como decía el video que colgué en el post anterior, la independencia (si se llega a culminar de manera efectiva y prolongada algún día) no es el fin, sino el medio para conseguir una sociedad mejor mediante la ruptura con el sistema actual. Y por supuesto que todo esto genera vértigo, pero también un gran estímulo. Aunque ahora mismo la sensación predominante en mi es cansancio. Quizás esa sea la verdadera razón por la que no he acabado de disfrutar de este día como había imaginado. A ver qué pasa mañana...



dilluns, 23 d’octubre de 2017

gOLpe dE eStAdO




Sí, lo sé. Todo este debate sobre el conflicto Catalunya-España es realmente cansino. Os puedo asegurar que para los catalanes lo es tanto o más. El monotema está en todas partes, incluso con gente que no había hablado de política en su vida. Y ha llegado un punto, con todos los tristísimos acontecimientos de las últimas semanas que van mucho más allá del simple debate independencia sí o independencia no, en que por aquí nos genera angustia, estrés y temores de todo tipo. Por la incerteza de la situación, por el futuro, y por el carácter autoritario y represor del interlocutor con el que se supone que habría que arreglar las cosas con diálogo, empatía y voluntad de comprensión mutua. Pura utopía, porque todos sabemos perfectamente que eso no pasará. Y en esta espiral de sobrepasar lineas rojas de una y otra parte, el sábado llegamos a la más grave de todas, y que se supone que se culminará y empezará a aplicar a finales de semana: el famoso artículo 155 (si no lo habéis visto, os recomiendo fervientemente el gag del pasado jueves en el brillantísimo programa de TV3 'Polònia'; dirán lo que quieran sobre TV3, pero un programa como éste en que reparten por igual a TODOS los partidos y ridiculizan sus miserias sería imposible en cualquier otra televisión del estado). 

Es curioso, porqué llevo tiempo fijándome en la política dialéctica de PP y Ciudadanos, y consiste en acusar repetidamente al adversario político (en este caso, al movimiento independentista) de todos los males propios: lo definen de 'populista' desde el más absoluto de los populismos. Lo califican de 'nacionalista' desde el nacionalismo españolista más rancio y casposo. Inciden constantemente en calificativos como 'nazis' (fijaos que nunca hablan de franquismo, que nos/les queda más cerca...), o 'totalitaristas', desde las posturas más intransigentes y autoritarias. Lo acusan de 'violento' o 'tumultuario', cuando la única violencia que ha habido la han provocado y protagonizado en exclusiva la Policía Nacional o la Guardia Civil. Acusan de inacción a los Mossos el 1 de octubre, cuando cerraron y/o impidieron la obertura de más colegios electorales que Policía y Guardia Civil juntos (y con la gran diferencia de hacerlo sin dar ni un golpe de porra). Meten en la cárcel por 'tumultuarios' a dos líderes pacíficos de la sociedad civil que consiguieron que la gente marchara para su casa y dejara salir a los agentes policiales que registraban locales de la Generalitat el día de las 14 detenciones. Y para rematarlo, hablan de restablecer la legalidad, la convivencia, y de garantizar los derechos de todos los catalanes robándonos a la fuerza el autogobierno y el Parlament constituído democráticamente en las últimas elecciones autonómicas de 2015. Volviendo al hilo de este párrafo, ¿cómo han venido llamando desde hace semanas/meses a los independentistas? Golpistas...


A mi el famoso y triste Golpe de Estado de Tejero en 1981 me pilló de muy niño, y no tengo plena conciencia de lo que fue ni de lo que supuso vivirlo. Me imagino que, tan sólo 6 años después de la muerte del dictador fascista, debió suponer un shock emocional enorme en la población española, y el despertar de fantasmas y terrores que seguían muy a flor de piel. Por eso me parecen situaciones incomparables, y resulta casi inmoral el pretender equipararlas. Pero eso no quita que este monumental error (otro más) del gobierno neofranquista del PP sea lo más parecido que haya vivido yo, teniendo plena conciencia, a un Golpe de Estado. Por motivos varios: uno, me siento estafado y con mis derechos fundamentales violados. Hace dos años ejercí mi derecho básico de voto, en unas elecciones plebiscitarias en que voté a conciencia por un partido independentista, siendo plenamente consciente del contenido de su programa electoral. Un programa que yo aprobé y respaldé con mi voto, y que han cumplido a rajatabla hasta hoy. Y ahora viene la segunda fuerza con menos representantes en el Parlament de Catalunya (8'5% de los votos en Catalunya y una única alcaldía de un total de 947 municipios), y se apodera a la fuerza de dicha cámara, para imponer su verdad y su ley que está en minoría parlamentaria, secundada por un partido sin un solo alcalde aquí (Ciudadanos) y por el supuesto partido de izquierdas (en realidad, de centro-derecha) que juró y perjuró que no les apoyaría (unos pocos de los 122 alcaldes que tienen han salido a oponerse a la aplicación del 155). 

¿Y sabéis lo mejor de todo? Que lo hace en nombre de una Constitución totalmente ilegítima. Me explico: me he dedicado a indagar sobre la aprobación de la famosa Constitución de 1978, y resulta que fue votada sin ningún tipo de garantía democrática (vaya, otra vez algo de lo que acusa el Gobierno del PP al referéndum del 1 de octubre, con más o menos razón en este caso). Cuando El País era El País (y no el panfleto gubernamental que es hoy en día), el 7 de diciembre de 1978 (un día después de la votación) denunció irregularidades, duplicidad de votos (el censo se modificó en plena campaña para que no sólo votaran los mayores de 21 años, sin también los de 18, lo que dio pie a que MÁS DE UN MILLÓN DE PERSONAS saliera dos veces en el censo, según el Instituto Nacional de Estadística), votantes que no aparecían en dicho censo... en resumen, El País publicó que se votó sin censo cerrado ni oficial y con un montón de irregularidades. Es decir, es una CONSTITUCIÓN aprobada SIN GARANTÍAS DEMOCRÁTICAS. ¿Y queréis otro argumento más que deslegitima por completo esta constitución? He comprobado las cifras del censo que votaron en ese referéndum (sí, sí, fue un referéndum) y las de las últimas elecciones generales (2016); y teniendo en cuenta que SÓLO LAS PERSONAS VIVAS DE 57 AÑOS O MÁS HOY EN DÍA PUDIERON VOTAR en aquél entonces (18 años de edad mínima que había para votar en 1978 + 39 años que han pasado desde entonces = 57), y cogiendo los porcentajes de votos del SÍ a la Constitución en relación al censo actual, me sale que, como mucho y siendo generoso, 3'5 de cada 10 españoles del censo actual aprobaron esa constitución. O lo que es lo mismo, casi 2 de cada 3 españoles no hemos votado ni aprobado esa Constitución a la que tanto se agarran los herederos del franquismo para acabar con los representantes parlamentarios elegidos democráticamente hace 2 años, y cercenar derechos básicos de todos los españoles. Si esto no es una dictadura, poco le falta. Se trata de algo muy serio y que nos afecta a todos, como vengo diciendo desde hace mucho tiempo. Y como viene denunciando también la prensa internacional y diversos líderes y parlamentarios europeos (mientras la UE sigue mirando para otro lado, of course...)


Quería acabar con una interesante serie de videos cortos que he visto en The Guardian sobre el tema. Se llama 'I Am Catalan', y recoge testimonios diversos de catalanes con diferentes puntos de vista sobre el famoso 'Procés'. Es muy interesante escucharlos todos, pero personalmente, me he sentido especialmente identificado con este chico que habla de la independencia no nacionalista como medio (y no como fin) para romper con el modelo de estado actual, e intentar construir una nueva sociedad social, crítica y plural:


Y para quitarle hierro al monotema, un poco de música. El otro día estuve en el Primavera Club, y entre los muchos descubrimientos interesantes que no conocía, estos:







dijous, 19 d’octubre de 2017

iNdigeSTióN dE AgUiLuChoS




Sigue lloviendo a esta hora de la madrugada. Dicen que bajarán las temperaturas, y de aquí a 4 días cambiarán la hora. Empieza la peor época del año, y no hay vuelta atrás. Sigo con esa sensación caótica de las últimas semanas, pero al menos alguna cosilla empieza a arreglarse. El lunes me dediqué a poner un poco de orden en las montañas de ropa por doblar que se acumulaban en el sofá, y las de cacharros por fregar en la pica (como suele pasarme muchos fines de semana, en que el curro me absorbe). Al fin llevé el portátil a arreglar al chico guiri (yo diría que escandinavo) que me recomendó Hiro, y estoy contentísimo. En tan sólo un par de días, esta tarde me lo ha devuelto y parece nuevo, de lo rápido y bien que va (por ahora; cruzo los dedos). Le ha cambiado el disco duro y la batería, le ha ampliado capacidad y memoria RAM, y ahora ya no tengo ganas de lanzarlo por el balcón cada vez que hago algo. Y puedo abrir diversos programas a la vez sin que se me cuelgue, y ya no me sale la ruedecita de colores de tiempo cada vez que clico para hacer cualquier cosa. Echaba de menos esta sensación, porqué estos días con la mierda tablet de la FNAC (no os compréis NUNCA un tablet de la FNAC! Una de las peores compras de mi vida...) estaba de los nervios. También me ha puesto así esta tarde el puto operario que hace un mes que espero que me arregle el calentador. Aún le espero. Ni una llamada de aviso, ni nada de nada. Y toda la tarde perdida en casa esperando. Me ha cabreado mucho la situación. Pagas un pastón por una seguro del hogar que nunca te cubre nada, y encima te prometen que en 24 horas te pueden mandar un operario a tu cargo, aceptas... y llevo un mes esperándolo. Puto país de impresentables...

El viernes invité a un concierto a A&Bigua, pero como los dos trabajábamos al día siguiente nos comportamos. Me cae muy bien, e incluso diría que me atrae físicamente, pero por ahora no acaba de prender la chispa. Con R-Ojos-Claros ha pasado alguna cosilla, pero tampoco me sale de dentro nada más allá. He hablado algún día con R de Vendetta, pero va bastante liada con el curro y no hemos vuelto a vernos. He invitado a un concierto mañana a una antigua F con la que tuvimos algunos deslices en nuestra época universitaria, pero no tiene claro que pueda llegar a tiempo al salir del curro. Y el viernes iré con La Chica del Ex Novio Imaginario al Primavera Club. Seguimos muy en contacto casi diario, y anoche mientras daba vueltas en la cama empecé a darme cuenta que realmente me gustaría que pasara algo entre nosotros, aunque no acabo de verla por la labor. Todo esto pasa tras más de un mes sin ver a La Chica Con Pelo De Chico, que a estas horas debe seguir por Islandia, disfrutando de sus vacaciones. Las pocas ganas de vernos que me transmitió entre que entregó su tesis y se fue de vacaciones pueden haber sido la gota que haya colmado el vaso de mi paciencia. La verdad es que tampoco la echo de menos estos días. Veremos cuando vuelva, pero me siento muy cansado de esta historia, y ya casi diría que ha matado todas mis ganas de esforzarme por ella. Ahora mismo tengo más ganas de hacer cosas con La Chica del Ex Novio Imaginario, y ya tenemos unos cuantos conciertos planeados. Lástima que tenga esa sensación de que no le gusto a ese nivel en el que me gustaría jugar...


Y a todo esto, el lunes el Gobierno del Régimen envió a chirona a Jordi Sánchez y Jordi Cuixart (bueno, lo hizo efectivo la Audiencia Nacional, que para el caso sería una pata más del mismo monstruo, aún no estando nada claro que tenga competencias para hacerlo por el delito del que se les acusa: 'sedición'. Sí, la misma terminología franquista de 80 años atrás). No me caen especialmente bien, pero son dos tipos de las organizaciones de la sociedad civil que llevan 6 años organizando multitudinarias manifestaciones pacíficas (ANC y Òmnium), y a los que meten en prisión por la jornada del 20 de septiembre, en que estuvieron pidiendo a la multitud que disolviera las concentraciones que habían durado todo el día tras la detención de 14 personas de la Generalitat. Presos que no han cometido ningún delito, y a los que simplemente se mete en la cárcel por sus ideas. Todo muy democrático. Amnistía Internacional ha pedido su liberación. Hasta Iceta lo ha hecho! Joder qué cosas... por lo que han explicado, pidieron permiso para subir a un coche de la Guardia Civil y lanzar esos avisos con un megáfono (tal como muestran imágenes de televisión), y ahora les acusan de alborotadores o gilipolleces y falsedades similares. Una nueva vuelta de tuerca de la colección de barbaridades y represión del gobierno pepero contra todo aquél que piense distinto. Simples fichas con las que juegan ante la imposibilidad (al menos de momento) de enchironar a Trapero, y que les sirven de paso para tapar que la tesorera del PP ha sido imputada (¿lo habéis visto en alguna portada de diario estatal? Yo tampoco...).

Ayer estuve en las manifestaciones de protesta reclamando su libertad (y la de la sociedad en general, vaya, porqué nos la tienen secuestrada), y volvió a ser un éxito de convocatoria (a pesar de convocarse sólo con 24 horas de antelación, y siendo día laborable. Y sin necesidad de autocares ni trenes venidos de toda España), y con el talante pacífico habitual (contrariamente a la minimanifestación unionista de hoy, en que han agredido a una periodista de RAC1; o a los ultras de 'España 2000' que han acudido a intimidar a Mónica Oltra en la puerta de su casa en Valencia). El contraste es tan bestia con las maneras chulescas, prepotentes, autoritarias, etc del Imperio del Mal, que nada me haría más feliz que mañana Puigdemont proclamara la independencia una vez Mariano active 'oficialmente' el 155 (que ya lleva tiempo activado por lo bajini). Sé que no duraría nada, y que estos hijos de puta tendrían una excusa más para seguir con su escalada fascista, pero no os podéis imaginar las ganas que tengo de largarme bien lejos de tanta caspa y tanta soberbia intolerante. Ya sé que sería injusto, y que el referéndum no tiene la suficiente legitimidad, pero están consiguiendo que casi me de igual. Es realmente difícil dominar emociones e indignaciones estos días. Ahora llevan días con el globo sonda de la ilegalización de los partidos independentistas, y los veo capaces de cometer esa nueva barbaridad antidemocrática, con la total complicidad de Ciudadanos (ninguna sorpresa) y el PSOE (cada vez que pronuncio esas siglas me dan ganas de vomitar). Me da mucho asco este Estado corrupto, sin separación de poderes, con Soraya controlando la práctica totalidad de medios de comunicación (tremendo lo de las actrices que han salido estos días en Antena 3 haciéndose pasar por universitarias acosadas un día, o por trabajadoras en paro al día siguiente... curiosamente, afiliadas/simpatizantes de Societat Civil Catalana y/o Ciutadans... así vamos; la edad de oro del 'periodismo'; es repugnante...). Por eso llevo días intentando desconectar un poco, porqué me hago muy mala sangre. Pero no acabo de conseguirlo, está claro...



dilluns, 16 d’octubre de 2017

eStO tAMbiéN eS tErRoriSMo




Un compañero fue padre esta semana y, obviamente, no nos han puesto a ningún sustituto. Así que ha sido un fin de semana de locos en el curro, y hoy he estado imbuído todo el día, inconsciente e ignorante de todo lo que pasaba fuera de allí. Cuando he llegado por la noche a casa y me he puesto a cenar casi a medianoche, me he enterado de todo lo que estaba ocurriendo en Galicia y Asturias. Había empezado a ver en twitter portadas de diarios madrileños de mañana en que seguían hablando de Catalunya y casi ni citaban los incendios, así que no he sido del todo consciente de la magnitud de la tragedia hasta que he empezado a tirar Timeline abajo. Y he visto lo de las víctimas mortales. Y los 80 focos en Galicia y los 30 de Asturias (al margen de los de Portugal). Y que Feijoo había justificado el despido de 436 brigadistas 15 días atrás porqué "no afectaban a la lucha contra el fuego". Y que su patriótico partido, el PP, votaba hace sólo 4 días para que se permitiera la recalificación de terrenos quemados. Y que con semejante tragedia humana y natural, sólo La Sexta estaba haciendo un especial informativo, mientras el resto de televisiones (empezando por la TV pública, TVE) obviaba todo lo que estaba pasando en el noroeste de España. Y que estaban llegando bomberos de Portugal para ayudar a los muchísimos voluntarios que hacían frente al fuego, en ausencia de efectivos propios (y mientras miles de policías y guardias civiles mamporreros salvapatrias siguen costándonos a todos una millonada por estarse en dos barcos del puerto de Barcelona esperando acontecimientos). Y que el fuego había llegado incluso a ciudades como Vigo. Y que también estaba ardiendo la reserva natural de Muniellos, en Asturias. Y que todo esto no puede ser casualidad. Y que 2 y 2 son 4, y cómo puede el ser humano actuar de manera tan miserable (entendiendo como tal a los pirómanos que prenden la mecha, pero también a los políticos y especuladores que haya detrás). Iba a vomitar mi bilis sobre Dastis, Albiol, Arrimadas y demás criminales por sus irresponsables mentiras sobre las escuelas catalanas, pero esta noche no puedo. Siento rabia, mucha rabia. Y tristeza. Estamos en manos de criminales que actúan con toda la impunidad, y que mañana volverán a sacar sus banderas para volver a tapar todas sus miserias, sin importarles una mierda toda la gente a la que se supone que deberían servir. Mucha fuerza, Galicia y Asturias! Y no permitamos que estos crímenes queden impunes.



dimecres, 11 d’octubre de 2017

tO bE CoNtiNueD...



Quizás haya sido uno de los días que más nervios he pasado en mi vida. Al nivel de las grandes finales de equipos a los que seguía con fidelidad. Pero seguramente con el añadido de la angustia de una situación bastante más transcendente y preocupante, por el clima de tensión y crispación de estas últimas semanas, y la incerteza de las terribles consecuencias que podía comportar. Lo he seguido en casa, mientras trabajaba delante del ordenador y tenía la TV puesta. Y realmente era como una retransmisión deportiva de alcance mundial. En el Parlament había más de 1.000 periodistas acreditados de todo el mundo, y las cadenas de todo el planeta han retransmitido en directo la sesión parlamentaria. No tengo datos, pero me atrevería a decir que puede haber sido una de las sesiones parlamentarias con más audiencia de la historia de España. El contexto nos ha metido a todos de lleno el interés por la política (o por su ausencia...).

Y aunque estos últimos días ya se había rumoreado con la posibilidad de la proclamación de independencia diferida a lo Eslovenia, ha sido todo como muy extraño y desconcertante. Han sido 8 segundos de la euforia a la decepción a bote pronto, pero que se ha ido mutando conforme pasaban los minutos y empezabas a entender la jugada. Como definía a la perfección un tuit que me ha parecido muy clarificador, ha sido una decepción emocional pero una satisfacción racional. Primero, un alivio para frenar un poco la espiral de crispación y prevenir nuevos ataques institucionales o civiles del gobierno del PP (mientras se celebraba la sesión, un convoy de una decena de furgonas de la Policía Nacional ha paseado por Barcelona, y hay videos de algún amago de atropello a gente con banderas independentistas que caminaba por la calle). Todos sabíamos que el referéndum del 1 de octubre no tenía suficiente legitimidad o garantías como para atreverse a una declaración unilateral de independencia a lo loco, pero a la vez, también teníamos claro que el anhelo de construir una república catalana es perfectamente legítimo y se dan las condiciones como para plantearlo seriamente y generar un debate y una negociación al respecto. Y en el contexto que hemos vivido en las últimas semanas de persecuciones, boicots, violencia policial y un estado completamente desquiciado para evitar lo que no pudieron evitar, la ventaja que podía tener el estado acogiéndose a la pura legalidad la ha acabado perdiendo con sus maneras autoritarias y represivas. Y por la otra parte, esas leyes aprobadas a la remanguillé los días 6 y 7 por parte del Govern de la Generalitat tampoco son nada como para sacar mucho pecho. 


Así, la opción de la proclamación y suspensión automática me parece, seguramente, la menos mala de las soluciones ante una situación de emergencia crítica. Aporta serenidad y calma, permite ganar tiempo para encontrar posibles mediadores internacionales y, sobretodo, pasa la pelota al tejado de Mariano. No le das carnaza para que apliquen el famoso 155, y sabiendo perfectamente que todo el planeta te estaba observando, vuelves a ofrecer (no recuerdo si era la 18ª o 19ª vez, literalmente) la voluntad de diálogo que requiere el conflicto, y que se te ha negado todas y cada una de las veces que la has reclamado. Y vuelves a dejar sin argumentos a los que te tildan de loco, fanático o adjetivos similares, con un gesto de contención y sensatez. Y ahora todo el mundo deja de mirar a Puigdemont, y se gira observando a Mariano, reclamándole también el gesto de generosidad, mesura y cordura que hoy ha salido del Parlament. No negaré que mi primera reacción ha sido de "ya se han vuelto a cagar los convergentes". Y también admito que me provoca cierta desconfianza este frenazo, por lo que he dicho muchas veces aquí de su gran experiencia en jugar a 'la Puta i la Ramoneta' (a marear la perdiz, vaya...). Pero tengo la sensación de que Puigdemont va en serio y no piensa echarse atrás. Y creo que es un tipo extremadamente astuto. Le tengo cero simpatías a su partido, pero su discurso me ha parecido brillante y muy inteligente, y dirigido en todo momento a esa comunidad internacional que lo observaba todo con lupa. También me parecen destacables los discursos de Anna Gabriel (uno más; empatizo muchísimo con lo que dice y cómo lo dice), e incluso los de Rabell o Iceta (a pesar de seguir creyendo que el papelón que están haciendo los socialistas de aquí y de allí en todo este tema está siendo de vergüenza ajena). Y, como era de esperar, lamentables y demagógicos a más no poder Albiol y Arrimadas (que llevaba el discurso escrito pensando que habría DUI, y no ha tenido cintura para refutar la nueva situación con argumentos sólidos o razonables). Ambos han dejado clarísimo que de diálogo, nada de nada...


Habrá que ver cómo evoluciona todo. Estoy convencido que el PP va a seguir negando el diálogo y no se va a mover de su posición intransigente y 'pormihuevista', pero ahora los focos de la atención internacional (política y mediática) están sobre ellos, y podría ser un grave error seguir por esa senda autoritaria, porqué legitimaría todavía más al independentismo. Y si cede, tendrá que empezar a negociar. Así que, a priori, lo de hoy parece un win-win de Puigdemont, a primera vista. Pero del Estado me lo espero todo, así que mantengo el recelo, aunque un poco menos angustiado por ahora. Tras el gol fantasma de hoy, el partido se va a la prórroga. La épica de las grandes finales...